Nelson Jaramillo Pita, representante legal de la estadounidense Sycar LLC, ratificó que el 14 de octubre pasado el Ministerio aprobó un permiso de importación de gas natural licuado y gas natural comprimido por 1.825 millones de pies cúbicos al año para su empresa. El permiso tiene una vigencia de cinco años.

Este volumen, según Jaramillo Pita, es equivalente a 5 millones de pies cúbicos diarios, lo cual es un volumen aún pequeño si se compara con los 25 millones de pies cúbicos que produce Campo Amistad a nivel local. Asegura que su meta es que este volumen inicial aprobado siga aumentando conforme siga creciendo el mercado.

No obstante, para iniciar el proceso de importación y comercialización del gas natural, deben aún obtener el registro de los isocontenedores (para gas licuado) y tube trailers (para gas comprimido) que son los vehículos que les permitirán distribuir el gas en el interior del país. Actualmente cuentan con dos isocontenedores que se encuentran en Guayaquil y cinco más están en Panamá y disponibles para operar en el país. Además planifican tener siete tube trailers más a futuro.

De acuerdo con Jaramillo Pita, cada uno de los isotanques puede cargar hasta 1 millón de metros cúbicos de gas. Según el ejecutivo, los isocontenedores y los tube trailers son los métodos más eficientes para el transporte de este combustible cuando no hay redes internas de distribución.

Publicidad

Explica Jaramillo Pita que Sycar LLC anteriormente ya fue aprobada como comercializadora de gas, lo cual indica que pueden hacer la comercialización de gas nacional o importado. Entonces están a punto de iniciar la importación.

Sin embargo, dijo que al mismo tiempo buscan comercializar gas nacional. Esto último con base en un acuerdo que tiene con la empresa petrolera Pacifpetrol. Este proyecto se haría realidad si el Ministerio de Energía diera la venia para comercializar el gas excedente que sale de esa operación, pues al momento Pacifpetrol solo está autorizada, como petrolera, a autoconsumir una parte de ese gas para generación eléctrica y transporte vehicular.

Por otra parte, al ser consultado sobre si ya ha identificado a los potenciales clientes que comprarían el gas natural que comercializarán, Jaramillo Pita expresó que aún no tiene contratos de venta en firme, pero está seguro de que el mercado es altamente demandante, pues el gas natural es un combustible más barato que el GLP y el diésel, y mucho menos contaminante.

Esta aprobación trae nuevamente a la mesa de debate la aparente voluntad de los gobiernos de priorizar la importación antes que la producción nacional de gas natural. Sobre el tema, Jorge Luis Hidalgo, gerente de GreenPower, empresa que busca promover la industrialización del gas natural local, afirmó que les alegra que se incorporen nuevos actores en el desarrollo del mercado de gas natural y recalcó que su apuesta es a la producción nacional. Aclaró que no se oponen a la importación, pero pide que se les permita competir en igualdad de condiciones. “Nos ha llamado la atención que un proceso posterior al nuestro ya tenga autorizaciones como es el de importación de gas. El mensaje parece que es el de priorizar la importación versus producción nacional, sin tomar en cuenta lo que está pasando en Reino Unido y en Europa al no promover políticas de seguridad energética y de transición a energías renovables con el valioso concepto de flexibilidad”.

El proyecto de GreenPower se presentó en agosto del 2018, pero hasta ahora no han conseguido una respuesta concreta. Por ello, el ministro de Producción, Comercio Exterior e Inversiones (Mipro), Julio José Prado, le pidió al ministro Juan Carlos Bermeo, en una misiva del 19 de octubre pasado que “se sirva interponer sus buenos oficios y realizar las gestiones que se encuentren en el ámbito de sus competencias, para viabilizar a la brevedad posible esta inversión privada en el Ecuador, y en este sentido le solicitó que se sirva proporcionar una respuesta oficial respecto de este particular a la empresa GreenPower Internacional.

De lo que se conoce, este proyecto, en cambio, consiste en construir la planta de licuefacción que representaría una inversión de $ 25 millones y se alimentaría con gas natural del campo Amistad. La empresa considera que al momento este campo sí podría destinar parte de su producción a su proyecto, pues actualmente está enviando de manera forzada un porcentaje de gas a la Termomachala.

Además, sostuvo que si se acogen iniciativas como las de Canacol que quieren manejar el campo para incrementar producción, habrá incluso mayores posibilidades de industrializar el gas local. También han mencionado que hay 2 millones de pies cúbicos que se queman diariamente en un mechero de Bajo Alto y que podría servir para cambiar el sistema de transporte en El Oro.

En la misiva, el ministro Prado relata que el gerente de GreenPower ha informado que según informes técnicos del Ministerio, la empresa cumple con todos los requisitos establecidos en la Ley, por lo que no encontraba argumentos para que el proceso no haya continuado.

Entre tanto, Jaramillo Pita aclaró que desde su perspectiva no están compitiendo con la industria nacional de gas, sino contra la importación de diésel y GLP, que son mucho más caros. Explicó que la comparación de precios se la puede hacer en millones de BTU (medida de energía). En este sentido, dijo que un millón de BTU de diésel cuesta $ 21; el de GLP llega a los $ 17, mientras un millón de BTU de gas natural podría estar en $ 9. (I)