Un censo distinto, que incluye la modalidad de respuesta en línea, la participación de encuestadores calificados que usarán también herramientas tecnológicas para la captura de la información, y un plazo más extendido de seis semanas para el levantamiento de información, será el que se desarrolle en el 2022. El proceso, que se desarrollará del 7 de noviembre al 18 de diciembre de 2022, tendrá un costo de $ 57 millones.

Así lo anunció esta mañana el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) al presentar, en la Capilla del Hombre (museo de arte de la obra de Oswaldo Guayasamín), el 8.° Censo de Población, 7.° de Vivienda y 1.° de Comunidades.

El proceso censal, que se desarrolla cada diez años, debía haberse celebrado en 2020, es decir, en el anterior gobierno; sin embargo, por la pandemia del COVID-19 hubo una reprogramación que ahora está siendo asumida por el Gobierno actual.

De acuerdo con el presidente de la República, Guillermo Lasso, que participó en el evento inaugural, el censo es un instrumento que permite conocer con precisión los datos del país. Aseguró que en este censo será la primera vez que se visualizará de manera integral a los pueblos y nacionalidades con un eje intercultural. El INEC ha previsto la construcción de un nuevo cuestionario censal, que incluye temas de género, pueblos y nacionalidades, discapacidad, migración y fauna urbana.

Publicidad

Una de las mayores novedades del censo 2022 será la posibilidad de realizarlo en línea. El presidente Lasso invitó a los ecuatorianos a llenar la encuesta vía internet, hacerlo con la mayor veracidad y transparencia. A la par aseguró que un 25 % de la población podría usar esta vía. El presidente adelantó que los resultados se conocerán en mayo del 2023, es decir, en un año desde ahora.

El presidente Lasso también comentó que de cálculos previos se espera que antes de finales del 2022 los ecuatorianos ya sean 18 millones.

Sobre el tema metodológico, Jorge García, subdirector del INEC, dijo que este se ha dividido en dos espacios: el censo en línea desde sus hogares, unos meses antes de noviembre. Y el presencial, en el cual los encuestadores requerirán a quienes hayan contestado los datos en línea el certificado del envío. El censo en línea se lo podrá hacer desde cualquier lugar del país, a través de computadora, tabletas, celular, entre otros. En cambio, habrá sectores en donde se haga un levantamiento más tradicional.

En todos los casos se deberá responder al formulario que contiene alrededor de 80 preguntas sobre población, vivienda y una papeleta adicional para las comunidades. En la boleta central de población también se han incluido preguntas para recabar datos sobre las prácticas ambientales y la tenencia de mascotas.

Publicidad

El censo en línea será obligatorio para los servidores públicos y se hará un acercamiento a las empresas para que se les permita ejecutar este censo a sus trabajadores.

García explicó, además, las diferencias con respecto al censo del 2010. Por ejemplo, ya no se requerirá la participación de 600.000 estudiantes secundarios para el censo, sino que habrá 18.000 encuestadores reclutados por el INEC y capacitados para ello, que provendrán de las propias comunidades a censarse. Es un censo diferente al que realizamos en 2010, no lo hacen estudiantes secundarios, sino un conjunto de técnicos seleccionadas desde los territorios. García explicó que el uso de tabletas electrónicas permitirá capturar información que servirá para un procesamiento más rápido de los datos.

García precisó que el próximo mes se iniciará el “armaje territorial” y se juntarán con autoridades regionales, especialmente con jefes de juntas parroquiales, con el fin de impulsar el censo.

En cuanto a los encuestadores calificados, se los va a reclutar a través de espacios digitales y tendrán un proceso de capacitación y selección.

El INEC informó que los datos recabados por el INEC permiten la creación de políticas públicas para el beneficio de todos los sectores de la población. Toda la información recopilada es de carácter estrictamente confidencial y está resguardada por la Ley Estadística vigente, dijo. (I)