Impulsar un censo que permita conocer la realidad de las viviendas en el país, resolver los asentamientos ilegales y construir 200.000 viviendas en el sector rural en los próximos cuatro años son las prioridades del próximo gobierno de Guillermo Lasso, confirmó Darío Herrera, el futuro ministro de Vivienda del régimen que se iniciará el 24 de mayo venidero.

Lo hizo durante un nuevo encuentro virtual con representantes del sector de la construcción.

Herrera ya se había reunido el 30 de abril pasado con gremios del sector como Constructores Positivos y la Cámara de la Construcción de Cuenca, quienes le sugirieron la creación de un Consejo Consultivo Público-Privado, así como la optimización del fideicomiso para la construcción de viviendas VIS (viviendas de interés social) y VIP (viviendas de interés prioritario).

Un Consejo Consultivo Público-Privado y una Ley de Vivienda, entre las propuestas que el sector de la construcción expuso al futuro ministro, Darío Herrera

Esta vez la iniciativa fue de la Cámara de la Construcción de Portoviejo, a través de su presidente, Leandro Briones, que permitió reunir a 21 representantes de los Colegios de Ingenieros Civiles, de Arquitectos de Manabí; así como expresidentes y presidentes de las Cámaras de Construcción de Chone, Manta, Rocafuerte (Manabí), Cuenca (Azuay), Durán (Guayas), Pasaje (El Oro) y Quito (Pichincha).

En ese espacio virtual, Herrera reiteró el pedido del presidente electo. “El Miduvi tiene que ser un facilitador. El presidente Lasso me ha pedido menos burocracia, más casas”, afirmó el futuro funcionario, quien analizó más sugerencias del sector de la construcción, entre estas, diseñar viviendas acordes a las necesidades de cada provincia, facilitar los procesos de contratación y trabajar con los pequeños constructores, para generar empleo en cada región.

Darío Herrera, un experto en desarrollo inmobiliario, liderará el Ministerio de Vivienda en el gobierno de Guillermo Lasso

“Es importante impulsar la construcción. Conozco de la angustia de los constructores pequeños que necesitan ayuda para reactivar. La inversión pública se redujo en un 60%”, afirmó Briones.

En tanto, otro de los pedidos fue impulsar las alianzas público-privada y fomentar las construcciones en terrenos propios. “No solo se trata de solucionar el problema de la vivienda, sino de integrar a los profesionales del sector”, expresó Fabricio Villavicencio, presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de Manabí. (I)