La actual recaudación de la contribución patrimonial de personas por ciudades refleja una realidad de importante evasión y de falta de cumplimiento de declaraciones patrimoniales. Comparando ciudades y cantones, se pueden detectar, con base en los datos del Servicio de Rentas Internas (SRI) de marzo y abril del 2022, que existen diferencias profundas e ilógicas entre unas y otras ciudades.

El análisis de los datos fue publicado por la Corporación para la Transparencia Fiscal Ecuatoriana (CTFE) y difundido a través de redes sociales. La Corporación busca fomentar la cultura tributaria.

De acuerdo con las cifras, Quito fue el cantón que más aportó en la contribución patrimonial de las personas con un 52,32 %; pero Guayaquil, que es considerada la capital económica del Ecuador, solo lo hizo en el 12,08 %.

La contribución patrimonial fue creada en la Ley de Desarrollo Económico (vigente desde noviembre del 2021). Esta contribución se aplica a personas y empresas, pero en cuanto a las personas, deben contribuir quienes tienen patrimonios por sobre 1 millón de dólares, o dos millones si hay una sociedad conyugal. Esto quiere decir que esta contribución, que según la ley se aplicará solo por un año, deben pagarla los más ricos del país. En dos meses, esto ha generado a nivel nacional una recaudación de $ 108 millones.

Publicidad

Para Napoleón Santamaría, abogado tributario y presidente de la CTFE, las cifras reflejan un problema grave y es que habría ecuatorianos que están ocultando su riqueza. Explica que viendo los datos, ciudad por ciudad, y los resultados de Quito y Guayaquil, no hay lógica, por lo que puede llegar a la conclusión de que en Guayaquil hay compatriotas que ocultan su riqueza. En este sentido, dijo que es necesario que el SRI se active y sancione.

Adicionalmente, indica que llama la atención que la contribución patrimonial de los más adinerados de Manta también arroje un bajo resultado de un poco más del 1 %, al igual que en Machala. Esto, sobre todo si se toma en cuenta que en Manta hay atuneros, pesqueros, dueños de barcos y una economía pujante. Igualmente, recuerda que Machala es la capital mundial de banano y esto no se refleja en las cifras de patrimonio. “Aunque duela el alma debo decir que ciertos sectores de nuestros hermanos manabas y de los bananeros de El Oro nos están fallando”, dice. En cambio, destaca que las contribuciones patrimoniales de las personas que viven en un cantón pequeño como Rumiñahui -en la provincia de Pichincha- hayan representado el 2,80 % del total. Rumiñahui se dedica a la producción de hortalizas, papas y ganadería.


Impuesto al patrimonio de personasRecaudación marzo abril (dólares)En porcentaje
Quito56′648.03552,32
Guayaquil13′084.75212,08
Samborondón10′519.2279,72
Cuenca9′036.9868,35
Ambato3′629.4173,35
Rumiñahui2′692.8282,49
Manta1′288.9821,19
Machala1′142.5801,06
Otros10′233.5819,45
Total108′276.389100


Publicidad

También indica que no se puede argumentar que la recaudación tan dispar sea porque en Quito están radicadas las petroleras o mineras, u otras empresas que generan grandes impuestos. Pues la evaluación que se está haciendo es por personas.

Jaime Carrera, secretario ejecutivo del Observatorio de la Política Fiscal (OPF), considera que las cifras denotan una clara evasión y falta de declaración del patrimonio. El tema también revelaría que existe una falta de controles y fragilidad en las estimaciones desde el SRI.

Además cree que la recaudación, en el tema patrimonial, al momento es un poco más baja de lo que se esperaba recaudar. Recuerda que hasta diciembre la meta del SRI era de $ 468 millones en contribuciones de empresas, y hasta abril se han recaudado $ 306 millones. Entre tanto, la meta de recaudación en el patrimonio de personas era de $ 261 millones y actualmente se han recaudado $ 108 millones. En todo caso, para personas había la opción de diferir el pago a seis meses, por lo que el ingreso podría ir incrementándose.

Para Carrera, los resultados de recaudación por ciudades y cantones dejan ver que hay poca cultura tributaria y cumplimiento en ciudades como Guayaquil, que tiene actividades de comercio y exportación, mayores que en Quito, que es más bien más burocrática y menos de negocios. En el mismo sentido, considera que debería existir una mayor contribución de ciudades como Manta y Machala, que tienen importancia económica.

En todo caso, estos primeros datos son como una punta del ovillo que hay que ir deshilando, comenta. Por ello, sugiere al Servicio de Rentas Internas que fortalezca los controles, que cruce información con lo que han declarado en municipios y con los dineros en cuentas corrientes y ahorros. También considera que el SRI debe mejorar los trámites para la declaración patrimonial, pues dice que son engorrosos. (I)