El presidente del directorio de Corporación Nacional de Finanzas Populares y Solidarias (Conafips), Roberto Romero, explica los buenos resultados conseguidos en la implementación del Sistema de Administración de Riesgos Ambientales y Sociales (Saras) que ha ejecutado esta entidad, con la ayuda técnica del Programa de las Nacionales Unidas para el Desarrollo (PNUD) y de la CAF, en 165 cooperativas a nivel nacional. Se trata de una de las mayores intervenciones para fortalecer las finanzas inclusivas, sustentables y verdes. Conafips tiene importantes proyectos para conseguir fondos de multilaterales; el último, ya aprobado, es del Asian Infrastructure Investment Bank (AIIB). El jueves pasado se dieron a conocer todos los avances en un evento oficial.

¿Cuáles fueron los resultados de la implementación del Sistema de Administración de Riesgos Ambientales y Sociales (Saras) en el último año y medio?

Estamos en el momento de culminación de una gran etapa que nos ha identificado a nivel mundial como gestores de una de las intervenciones más importantes para el fortalecimiento de las finanzas verdes y todo el concepto de créditos sustentables. Con esta alianza estratégica y el apoyo con el PNUD y CAF, hemos construido juntos, a través de fondos no rembolsables, con asistencia técnica y para capacitación, el Sistema de Administración de Riesgos Ambientales y Sociales (Saras).

¿Por qué dice que es una de las más grandes intervenciones?

Publicidad

Porque se ha logrado implementar, entre el 1 de enero del 2021 y abril del 2022, el sistema Saras en 165 cooperativas de ahorro y crédito, de las cuales 76 cooperativas ya cuentan con el enfoque ambiental, mientras el resto tiene un enfoque general social. En cuanto a dinero, Conafips ha logrado colocar un total de créditos por $ 473 millones, a las 165 cooperativas. Ahora bien, de este total, se han logrado gestionar $ 108 millones de créditos para 46 de las 76 cooperativas con responsabilidad ambiental. Adicionalmente, de cada diez créditos, cinco son destinados a mujeres. Así logramos reducir inequidades.

¿Qué proyectos emblemáticos se han financiado con estos fondos verdes e inclusivos?

Puedo referir dos ejemplos muy interesantes. Para el componente de Saras con responsabilidad ambiental, a través de las cooperativas hemos fortalecido el microcrédito para el sector agropecuario. Actualmente, en operaciones, el sector rural representa un 37 % del total. Se les ha dado una capacitación a los socios a fin de que cuiden el ambiente y mitiguen los impactos ambientales. El señor que recibe el crédito y trabaja con la tierra ya aplica las recomendaciones nacionales e internacionales sobre el tema. Otro ejemplo es el trabajo de responsabilidad social que tenemos con la Cooperativa de Ahorro y Crédito Mujeres Unidas (Cacmu). Esta cooperativa apoya a mujeres emprendedoras: una costurera, dueña de restaurante, dueña de farmacia, miles de negocios productivos liderados por mujeres.

¿Cuál ha sido el rol del PNUD y de la CAF como parte de este programa?

Publicidad

El Programa de las Nacionales Unidas para el Desarrollo (PNUD) busca implementar alianzas estratégicas con instituciones y con diferentes Gobiernos a nivel mundial para promover el desarrollo sostenible en las economías. Así, ha visto en Conafips un motor de desarrollo, debido a que llegamos a través de las cooperativas de ahorro y crédito a 8,5 millones de socios. Así, tanto PNUD como CAF nos dieron capitales no rembolsables para asistencias técnicas y capacitación de $ 430.000; estos fueron destinados para construir la arquitectura del Saras.

¿De dónde sale el dinero para el financiamiento de los créditos, entonces?

Los $ 473 millones vienen también de multilaterales. En nuestra operación hemos tocado las puertas del BID (Banco Interamericano de Desarrollo), que nos brindó un crédito para hacer intermediación por $ 93,8 millones; la CAF nos entregó en diciembre $ 100 millones; la Agencia Francesa para el Desarrollo (AFD) nos entregó $ 35 millones. También estamos negociando una nueva línea con CAF por $ 75 millones, que llegaría a finales de año. El Asian Infrastructure Investment Bank (AIIB) va a hacer su primera operación en Latinoamérica por $ 100 millones, con Conafips, a mediados de año. Finalmente, el Global Climate Found (GCF) ya ha aprobado una línea por $ 50 millones. Nuestra buena reputación y resultados, que demuestran que un banco público puede hacer las cosas eficiente y técnicamente, nos han abierto las puertas.

¿Cuánto piensan colocar hasta finales del 2022?

Esperamos llegar a los $ 355 millones. Adicionalmente, quisiera destacar como buenos resultados del banco el nivel de mora, que es casi inexistente, y que en 2021 llegó a 0,000027 %. Nuestra calificación también nos enorgullece, pues tenemos AA-, aunque esperamos seguir mejorando hasta llegar al AAA. (I)