Ya se siente el cierre de año y las fiestas navideñas están cada vez más cerca. Por eso es necesario planear los gastos para la cena, regalos e incluso las “cortas vacaciones” que traen consigo la Navidad y el Fin de Año.

Dos expertos explican el paso a paso para armar el presupuesto navideño y así evitar un inicio de año con deudas.

Guillermo Maldonado, director del Club de Emprendedores, asegura que el momento para crear un presupuesto es ahora y requiere de compromiso.

”Hay que entender la situación en la que estamos y el antecedente, que en 2020 tuvimos una pandemia que nos encerró a todos y la gran mayoría no tenían fondos de ahorro, de emergencia, nos cogió de sorpresa, y ahora también hay que salir bien librados”, dice.

Publicidad

Para Alfredo Arízaga, director del Business School de la Universidad SEK, el presupuesto debe armarse cada vez que se recibe un incremento en las remuneraciones, como ocurre el próximo mes con el décimo tercer sueldo.

“Mi sugerencia es que cada vez que iniciemos un nuevo trabajo, o recibamos un incremento en nuestras remuneraciones hagamos un presupuesto que refleje a qué rubros vamos a dedicar nuestros ingresos”, indica.

Este presupuesto, sugiere Maldonado, estructurarlo con cualquier herramienta con la que el ciudadano se sienta más cómodo, sea una agenda, en Excel o en una aplicación móvil como Evernote.

Año nuevo: Cuatro formas de organizar tus ingresos y gastos de manera sencilla en Ecuador

Primero, hay que anotar los ingresos a percibir. Por ejemplo, quincena y fin de mes de noviembre y hasta quincena de diciembre. El décimo tercer sueldo, bonos u otro ingreso.

Publicidad

Luego, realizar un listado de en qué se piensa gastar, como la cena navideña, regalos, posibles invitaciones a eventos, transporte, alimentación diaria, servicios básicos, deudas ya adquiridas y varios.

En la parte de regalos, Maldonado aconseja establecer prioridades como la familia. “Si son personas del trabajo, que no son tan cercanas, si me alcanza bien, si no, no. Igual ocurre en los eventos a los que soy invitado. Si el presupuesto me da para ir a todos, está bien; si no asistir a los que pueda. La idea es ponerse un límite y así te ayuda a tomar mejor decisiones”, expresa.

Alicia, una trabajadora del sector privado, tiene un sueldo de $ 550. Sus gastos comunes en alimentación son $ 280 en comida, $ 12 en transporte, $ 140 en arriendo, $ 58 entre servicios básicos e internet. Le quedan $ 60.

Con el décimo, al que aspira a recibir lo mismo, prevé comprar regalos a sus sobrinos y gastar $ 80, $ 150 para ambas cenas, $ 50 para paseos y $ 20 en taxis. Con ese presupuesto espera reservar $ 200 del décimo. Afirma que ya tomó precauciones y no piensa endeudarse.

Publicidad

Arízaga señala que el presupuesto basado en ingresos y gastos es sencillo y que la idea es tener una proyección conservadora.

Ecuatorianos destinan ahorros no solo a deudas sino también a su seguridad

Según el estudio de consumidores globales, publicado por IBM Institute for Business Value (IBV), los presupuestos de compras navideñas continúan siendo un 13 % más bajos que en 2019.

Para Maldonado, este indicador se debe al golpe económico de la pandemia. Y lo que a su juicio además ha generado que las compras se anticipen.

Esto también señala el estudio, que encuestó a 13.000 personas, donde uno de cada cuatro adultos comenzó a comprar en septiembre y octubre.

Publicidad

Pero el director del Club de Emprendedores además piensa que los ciudadanos están esperando al Black Friday para ahorrar un poco en las compras, lo cual aconseja realizarlo sin usar la tarjeta de crédito.

Ofertas navideñas van desde el 5 % hasta pagar a partir de febrero de 2022

“No es recomendable endeudarse para comprar regalos. Hay que recordar que es un medio de pago”, enfatiza.

En tanto, Arízaga considera fundamental que dentro del presupuesto se destine un rubro para el ahorro y no dejarse llevar por las emociones.

“No debemos olvidarnos de la necesidad de asignar un porcentaje fijo de nuestros ahorros a un fondo que no lo toquemos más que en casos extremos. Este fondo nos debe ayudar a poder sostener cuando nos jubilemos a un nivel de vida similar al que tenemos en nuestra vida productiva. Mientras antes empecemos a ahorrar una parte de nuestros ingresos, mejor será. Por ejemplo, un joven de 25 años que ahorre mensualmente 150 dólares, tendrá a los 65 años, cuando se jubile, un monto ahorrado de aproximadamente $ 250.000″, explica. (I)