Empezamos el quinto mes del año y la Navidad está cerca, por lo menos para las empresas y negocios que importan mercancías para la fecha y que la comercializan en los últimos meses del año.

Normalmente estas empresas inician estas operaciones desde abril, mayo o junio; pero este año algunas modificaron su cronograma para adelantar las importaciones y empezaron en febrero e incluso desde enero.

Esto, para evitar retrasos que puedan generarles problemas de desabastecimiento debido a las dificultades de logística que el comercio exterior experimenta a nivel global con el alto costo de los fletes navieros y el principal proveedor de estos artículos, China, parcialmente cerrado por el rebrote de la pandemia del COVID-19.

Materias primas empujaron las importaciones de Ecuador que ya superaron niveles prepandemia

Por ejemplo, Buen Hogar, una empresa que se especializa en la comercialización de artículos para el hogar, y que en la época navideña presenta un interesante stock, inició los trámites de importación en febrero pasado, pese a que todos los años lo hacía desde abril.

Publicidad

Los principales proveedores de la empresa son: Estados Unidos, Panamá, China y Corea del Sur.

Jorge Wated, gerente comercial de la firma, confirmó que la anticipación se debe a que buscan evitar los problemas que tuvieron en el 2021 por la falta de cupos de las navieras.

“Las mercancías llegaron tarde por falta de cupos en las navieras y las fábricas no lograron entregar todos los productos ordenados por falta de capacidad en sus plantas y falta de personal debido a la pandemia”, aseguró Wated, quien reveló que la venta de artículos navideños representa el 40 % del total de la facturación anual de Buen Hogar.

Respecto a la inversión, Wated aseguró que para este año se invertirá una cantidad mayor que en 2020 y 2021, pero “sin duda, no se llegará lograr llevar a los niveles del 2019″.

Publicidad

Otra empresa que empezó antes sus procesos de importación para la Navidad 2022 fue Corporación Favorita, que tiene las cadenas Megamaxi, Supermaxi, Súper Aki y Aki.

Rubén Salazar, gerente corporativo de la Corporación, indicó que entre diciembre y enero ya se realizan ferias y compras de productos para Navidad; aunque reconoció que en el 2021 no se logró llegar totalmente por inconvenientes de falta espacios en buques, fletes elevados en todas las líneas navieras a nivel mundial, lo que ocasionó retrasos, por lo que este año también han adelantado los procesos.

“Generalmente siempre en las fechas indicadas anteriormente se realizan las compras y mientras los proveedores producen se toman tiempo, inician a embarcar entre mayo y junio, para la apertura de locales en octubre”, explicó Salazar.

En tanto, esta práctica se ve reflejada en el crecimiento de las importaciones en los primeros meses del año.

Publicidad

Las importaciones ecuatorianas en enero y febrero crecieron el 40,3 % al pasar de $ 2.544 millones, en el mismo periodo del 2021 a $ 3.568 millones.

Los reportes del Banco Central del Ecuador (BCE) dan cuenta de que, por ejemplo, los bienes de consumo registran un importante incremento, ubicándose en primer lugar los vehículos con un crecimiento del 63,1 %, los artículos electrodomésticos con el 25,3 %, mientras que la categoría de Otros, con $ 436 millones, presenta el 15,3 % de crecimiento.

Esta categoría incluye productos como: prendas de vestir, pescado y elaborados, preparaciones para higiene, calzado, otras mercancías, maquillaje y cremas para la piel, aparatos eléctricos y más.

La OMC cree que problema de suministros en el comercio global durará “varios meses”

Miguel Ángel González, presidente de la Cámara de Comercio de Guayaquil (CCG) y del Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE), confirma que existe incremento en las importaciones.

Publicidad

Los grupos de productos que más han incrementado sus importaciones en toneladas métricas, según González, son los materiales de construcción (57 %) y bienes de capital para la industria (48 %).

Sin embargo, destacó que también se registra un incremento en el costo de importar. A febrero del 2022 el costo de transporte y seguro se incrementó 111 % más que en el mismo periodo del año pasado.

Sobre la situación logística aseguró que es un temor real para el comerciante.

“El año pasado vimos como las cadenas de suministros se vieron fuertemente afectadas por la escasez de contenedores. Este año los comerciantes están siendo precavidos para poder cubrir la demanda de los siguientes meses”, mencionó el dirigente gremial, quien lamentó que una situación latente es el confinamiento de varias ciudades en China que continúa ejerciendo presión en la cadena de suministros, afectando al comercio internacional.

González estimó que en abril alrededor de 500 buques de carga estaban esperando a las afueras de China, esto representa 28 % de todos los buques que están a la espera en algún puerto.

El analista económico Jorge Calderón también confirmó esta práctica de las empresas, al señalar que se viene dando desde hace algunos meses atrás debido a los problemas de abastecimiento por la logísticas portuaria, el reciente problema de China con el COVID-19 y a lo que, según él, se suma el conflicto entre Rusia y Ucrania que dificulta a algunas empresas navieras y aéreas pasar por ciertos puntos, lo que también conlleva a retrasos.

Latinoamérica empieza a sentir los efectos del desabastecimiento mundial

“De lo que normalmente ya una empresa tenía un cronograma, en el cual se establece cuándo se empezaba a abastecer en función del momento en que se vaya a acabar su stock, conlleva a que tenga que hacerlo con más antelación para evitar los problemas de desabastecimiento, de que tenga que subir el precio de los pocos productos que le quedan para frenar la demanda por escasez y las limitantes de estos productos, que tampoco les conviene porque les quita competitividad”, explicó Calderón.

Sin embargo, advierte que las empresas, sobre todo las que importan bienes, si lo hacen con antelación deben tener en cuenta varios factores que pueden llegar a significarles costos adicionales como el bodegaje.

“No es lo mismo tener un espacio para albergar mil unidades de producto, versus ahora que tienen que albergar lo que le queda, el remanente, más las nuevas importaciones, es una de las desventajas”, explicó Calderón, quien, sin embargo, asegura que si las empresas logran subsanar estos posibles inconvenientes podrán mantener su competitividad y no incurrir en problemas con los clientes por no poder cubrir la demanda. (I)