Adquirir un vehículo se puede convertir en un anhelo o una necesidad para varias familias. Ya sea nuevo o usado, una decisión de este tipo requiere de un análisis dentro del grupo familiar.

Para adentrarse en una nueva deuda debe tener en cuenta cómo se encuentra su economía familiar; además, si los ingresos que genera le alcanzan para adquirir un auto y no comprometer su situación financiera. Si ya tomó la decisión, hay varias opciones para quienes buscan salir lo más pronto posible de esa deuda.

Una de las opciones por las que puede optar es redondear los pagos, es decir, que si el valor mensual es como de 370 dólares, realice un pago de 400 dólares; con esto, al paso del tiempo va a reducir la deuda y al menos con el excedente en un plazo de alrededor de un año pagará una de las cuotas.

Puede optar por hacer un pago cada dos semanas, con lo que cubrirá más cuotas de las previstas. Para esto deberá dividir en dos el valor de la mensualidad.

Según el portal Valley Chevy Dealers, una opción que también tienen las personas para salir de su deuda para vehículos es utilizar los pagos adicionales que puede recibir para ir liquidando las deudas, estos valores son los que no han estado dentro de su presupuesto y podrían convertirse en una ventaja para que la deuda termine lo antes posible.

Otra de las recomendaciones que se da es utilizar el método de la bola de nieve, que significa ir pagando las deudas más pequeñas sin descuidar las grandes, o el de la avalancha, que es pagar las deudas más altas y cubrir las pequeñas.

Finalmente, para salir lo más rápido de una deuda un consejo es: reducir el interés que se debe. Para esto, deberá hacer pagos contra el capital, es decir, abonar a este y reducir el tiempo de la deuda. (I)