La Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec EP) analiza convertir varias centrales hidroeléctricas en centrales de bombeo. Esto con el fin de poder “almacenar excedentes de agua durante el invierno para producir hidrógeno a bajo costo”. Así lo comentó el gerente de Celec EP, Gonzalo Uquillas, durante el conversatorio “Hidrógeno verde, una apuesta a largo plazo”, organizado por la Cámara de Industrias y Comercio Ecuatoriano-Alemana.

Para Uquillas, “el tema fundamental para desarrollar este proyecto de hidrógeno verde en el Ecuador pasa siempre por desarrollar la normativa y estándares necesarios, así como propiciar la participación privada”.

En su intervención sobre las “Perspectivas de incorporación del hidrógeno verde en la red de producción y distribución de energía del Ecuador”, Uquillas destacó que el país está comprometido con una transición energética descarbonizada, en donde el hidrógeno verde es un aspecto fundamental. “El reto de la industria y de los gobiernos será producir suficiente energía eléctrica, barata, para que sea el insumo para poder producir hidrógeno”, puntualizó.

Expuso además que dentro de las expectativas de generación de hidrógeno verde al año 2050 a nivel mundial se encuentran la generación de 520 millones de toneladas de hidrógeno verde, lo cual va a significar un aporte del 18 % dentro del consumo energético a nivel mundial; una disminución de 6.000 millones de toneladas de gases de efecto invernadero; un mercado de $ 2,5 trillones; y, una generación de empleo de aproximadamente 30 millones de personas.

Publicidad

Recordó que Celec EP atiende el 90 % de la demanda nacional. Este día, la demanda nacional se atiende con el 92,7 % de energía renovable, por ende, “Celec EP es el actor fundamental del Estado ecuatoriano para ser parte de esta iniciativa del hidrógeno verde. Somos un país de oportunidades, con un potencial enorme desde el punto de vista energético”.

De lo que se conoce, el hidrógeno verde se obtiene de la electrólisis, que es la separación del agua en sus elementos, hidrógeno y oxígeno, cuando se aplica una corriente eléctrica externa. La idea es que con este proceso, que es óptimo en hidroeléctricas, se pueda almacenar esta energía y convertirla y almacenarla en forma de hidrógeno. (I)