La morosidad de la cartera de la banca pública, Corporación Financiera Nacional (CFN) y BanEcuador, ha sufrido un fuerte deterioro a junio del 2021. Esto mientras la mora del Banco de Desarrollo del Estado (BEDE) se mantiene prácticamente impecable. Así lo revelan los datos últimos proporcionados por la Superintendencia de Bancos.

Según la entidad de control, la CFN se encuentra actualmente (junio del 2021) con una mora de 18,52 %, cuando en diciembre del 2020 alcanzaba el 14,49 %. Mientras tanto, BanEcuador, 16,41 %, cuando en 2020 había registrado 13,30 % de morosidad. El BEDE, por su parte, tiene morosidad 0 %, aunque en el 2020 tuvo una de 0,01 %, prácticamente nula.

El presidente de la República, Guillermo Lasso, prendió las alarmas hace algunos días sobre el desempeño de la banca pública al indicar que en la CFN se habían dado altos créditos a pocas manos, y que había un manejo desordenado en BanEcuador. También había mencionado que, en cambio, el BEDE se ha manejado de manera bastante eficiente.

Los tres bancos han logrado colocar créditos por $ 4.255 millones en tres años (de enero del 2019 a junio de 2021). De esta cifra, $ 1.267,9 millones le correspondieron al BEDE; $ 1.845,2 millones a BanEcuador y $ 1.142,3 millones a la CFN. La distribución de estos dineros ha sido diversa dependiendo de la banca. Por ejemplo, el BEDE, que financia principalmente obra pública para Gobiernos autónomos descentralizados, entregó los recursos en 760 operaciones; mientras que BanEcuador, enfocado sobre todo en microcrédito y crédito agrícola, dio los recursos para 328.630 operaciones. Finalmente CFN, a 1.623 empresas. En este último caso, el presidente Lasso había criticado la concentración de altos montos en pocas manos.

Sobre el tema, Santiago García, presidente del Colegio de Economistas de Pichincha, explicó que la banca pública le queda debiendo aún al país. Pues ningún gobierno, ni de izquierda, ni de derecha, le ha entregado los respaldos suficientes para que esta pueda ser un verdadero músculo financiero en el país. Basta comparar, dice, con el monto de créditos que entrega la banca privada que llegó a más de $ 29.000 millones en diciembre del 2020, mientras que la banca pública solo alcanzó $ 1.500 millones.

Sobre la morosidad, explica que mucho de esto se debe a los problemas generados por la pandemia. En todo caso, reflexiona que en ciertos segmentos como en el de microcrédito BanEcuador sí ha entregado importante volumen de crédito de bajos volúmenes. En todo caso, dijo que el Gobierno tiene la obligación de mejorar la banca pública para que cumpla el rol para el cual fue creada y que es generar desarrollo financiero para el país.

Entre tanto, Karin Jaramillo, asesora de presidencia de la Asociación de Municipalidades del Ecuador (AME), explicó que hay algunos factores que hacen que la mora del BEDE, que presta especialmente a Gobiernos autónomos descentralizados, presente datos tan positivos. En primer lugar hay varios parámetros que toma en cuenta el Ministerio de Economía y Finanzas, en cuanto al monto de endeudamiento al que pueden acceder los GAD. Y en segundo lugar, existe un mecanismo de descuento automático de las liquidaciones cuatrimestrales que hace el Ministerio a los GAD, por el cual se le resta la cuota del pago de los créditos.

Sin embargo, según Jaramillo, esta modalidad les ha afectado en el sentido de que se les resta liquidez. Explica que varios municipios tampoco están de acuerdo con que recibiendo créditos a 1 % y 2 % por parte de multilaterales, el BEDE les entregue a estos al 6 %. (I)