La divulgación, por parte del Ministerio de Turismo, del borrador del Reglamento para el Arrendamiento de Inmuebles para Uso Turístico ha generado diversas reacciones en los actores de la cadena, unas a favor y otra en contra.

Este reglamento, que se venía analizando desde el 2019, se enfoca en regular a las personas naturales o jurídicas (anfitriones) que presten de manera remunerada el servicio de hospedaje no permanente o temporal, a huéspedes nacionales o extranjeros, en cualquier inmueble para uso turístico, distintos a los establecimientos previstos y regulados por el Reglamento de Alojamiento Turístico, como hoteles, hostales, hosterías, haciendas turísticas, lodges, resorts, refugios, campamentos turísticos y casa de huéspedes.

Para Gabriel Guzmán, presidente nacional de la Comunidad Alojamientos del Ecuador, que agrupa a alrededor de 25.000 establecimientos, el borrador mostrado por el ministro de Turismo, Niels Olsen, es más restrictivo que el que se conoció en la presidencia anterior, al cual el presidente de la República, Guillermo Lasso, se opuso en su momento.

El dirigente recordó que cuando el presidente estuvo en campaña le hicieron llegar, a través del movimiento político Ecuador Libre, cómo el antiguo borrador vulneraba sus derechos, a lo que el entonces candidato, según Guzmán, ofreció públicamente el apoyo y dijo que estaba en desacuerdo.

Publicidad

“Consiguió de alguna u otra forma nuestra simpatía y ahora nos da este reglamento casi exactamente igual al anterior”, lamentó el dirigente, quien aseguró que el actual borrador tiene los mismos vicios y peores también.

Hasta el color de las sábanas detalla el borrador del Reglamento para el Arrendamiento de Inmuebles para Uso Turístico

“El ministro ayer tuiteó que buscaba un reglamento simple. ¿Cómo es simple un borrador que exige negociar con 221 municipios y cuenta con 43 obligaciones de infraestructura? Va en sentido contrario”, criticó Guzmán.

Respecto a los gobiernos descentralizados, el reglamento incluye varias acciones en las que estas dependencias deben intervenir e interactuar con el anfitrión. Por ejemplo, el Artículo 9 -Obligaciones de los anfitriones de los inmuebles para uso turístico- indica que se debe notificar a la Autoridad Nacional de Turismo y al gobierno autónomo descentralizado municipal o metropolitano, según corresponda, la transferencia de dominio o modificación de la información con la que fue registrado el inmueble para uso turístico, dentro del plazo de un mes de producido el hecho.

Los procesos para la obtención del Registro de Turismo, la inspección del inmueble y la licencia de funcionamiento también requieren la participación de los GAD.

Publicidad

Otras observaciones del gremio se enfocan en la propiedad horizontal, para lo que el reglamento, en su Artículo 5, señala: “Sin perjuicio de lo dispuesto en el presente Reglamento, los inmuebles para uso turístico que se encuentren sometidos al régimen de propiedad horizontal deberán observar las disposiciones sobre la materia, establecidas en su respectiva Ley, incluidas las normas internas de copropiedad”.

Según Guzmán, esta disposición va dirigida a que los copropietarios de estos inmuebles prohíban la actividad.

“No se puede prohibir que hagamos la práctica en propiedad horizontal. ¿Por qué buscan que las asambleas de copropietarios nos prohíban?”, reclamó el dirigente, quien tampoco concuerda con que se prohíba la actividad en Galápagos como señala el Artículo 2: que “las disposiciones del presente Reglamento son de aplicación y observancia obligatoria a nivel nacional, excepto en la provincia de Galápagos, donde no se podrá realizar este tipo de alojamiento”.

Esta prohibición se repite en la Segunda Disposición General del reglamento.

Publicidad

“¿Por qué prohíben que hagamos la práctica en Galápagos? Justamente los alquileres temporarios son los que producen menos efectos medioambientales porque ya están allí y por ende son sustentables. ¿También van a prohibir los hoteles?”, preguntó Guzmán, quien recalcó que están de acuerdo con un registro, pero no con una licencia turística.

Sin embargo, desde el sector turístico formal se muestran de acuerdo con el contenido del borrador. Holbach Muñeton, presidente de la Federación de Cámaras de Turismo del Ecuador y vicepresidente del Comité Empresarial Ecuatoriano, sostuvo que la economía del Ecuador debe abrir mercados para que todos puedan vender y competir, pero en igualdad de condiciones, que es lo que busca el reglamento, indicó el dirigente.

Borrador del reglamento de Alojamiento en Inmuebles para el uso Turístico continúa en análisis

Muñeton aseguró que hay detalles de forma que se pueden modificar, como por ejemplo, “el asunto de las sábanas”, pero aclaró que el fondo del reglamento es organizar y no desaparecer esa actividad.

“El país necesita recursos, necesita cobrar IVA, necesita ahí las sociedades de gestión que hay (...) hay que tener un control, nosotros, los hoteles, enviamos mucha información a Antinarcóticos, a la Policía, hay un registro de llegada, de quién llega, quién se hospeda, cuántos días se hospeda, todo eso tiene que tener un país”, detalló Muñeton, quien aseguró estar de acuerdo con el libre mercado, pero bajo los mismos parámetros, al señalar que este segmento no paga cerca de 38 impuestos que la actividad formal sí cancela.

Publicidad

Aseguró que estos establecimientos que trabajan con plataformas internacionales, como Airbnb, se llevan alrededor del 25 % del sector turístico y no facturan. Indicó que en Guayaquil operarían aproximadamente unos 1.300 locales solo con Airbnb, mientras que en Quito sobrepasan los 7.000.

Ministro de Turismo despejó dudas en redes sociales

Mientras, en redes sociales el ministro Olsen ofreció contestar todas las inquietudes acerca del reglamento y algunas fueron dirigidas justamente a la utilización de esta plataforma.

Andrea Capelo, por ejemplo, escribió al ministro: “Señor Ministro, la plataforma Airbnb es utilizada, probada y garantizada en todo el mundo, no necesita regulación sobre regulación. Gracias al desarrollo de los alquileres temporales en el país creció la inversión en bienes raíces y con esto una oportunidad económica para muchos!!!”.

A lo que Olsen contestó: “La plataforma Airbnb está regulada en todo país ordenado. Un reglamento da seguridad para que haya más inversión porque se opera formalmente”.

En otro comentario, Rafael Sandoval planteó: “Ya el sistema es simple! Fijo van a clavar impuestos o amonestaciones por no cumplir el reglamento. Van de mal en peor por Dios...”.

A esto, el ministro de Turismo aseguró: “Esto es falso. No hay impuestos o tasas de Ministerio de Turismo, ni amonestaciones”.

Olsen también aclaró que el reglamento aún no se emite y que está en construcción, para lo cual el ministerio recibirá las observaciones y comentarios de los actores del sector hasta las 10:00 del próximo lunes 16 de mayo. (I)