Para el sector exportador ecuatoriano, colocar a la oferta exportable del país en igualdad de condiciones de competitividad con otras naciones de la región como Colombia y del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Venezuela y Bolivia) es una de las principales ventajas que se alcanzaría con un Tratado de Libre Comercio con Israel.

Esto, según Xavier Rosero, vicepresidente de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor), quien señaló que Colombia y los países del Mercosur ya cuentan con beneficios arancelarios para sus productos para ingresar al mercado israelí, desde hace dos años y desde hace más de una década, respectivamente.

Emprendendores acompañan al presidente Guillermo Lasso en su visita oficial a Israel

Las expectativas por la firma de un TLC surgen a raíz de la suscripción de un memorando de entendimiento para el inicio de negociaciones para un acuerdo comercial que el presidente de la República, Guillermo Lasso, firmará mañana durante su visita oficial a Israel.

Pero ¿cómo es actualmente la relación comercial entre ambas naciones?

Publicidad

Según Fedexpor, en el 2021, el comercio no petrolero entre Ecuador e Israel dejó un saldo desfavorable de $ 24 millones, en donde las importaciones tuvieron mayor preponderancia que las exportaciones. En el caso de las exportaciones, alcanzaron $ 8 millones en 2021, lo que significó un incremento del 19 % con relación a 2020.

El 2021 fue el año de mayor déficit en la balanza comercial de los últimos cinco años, desde el 2017, pues las diferencias negativas desde ese año hasta el 2020 fueron de $ 13 millones, $ 19 millones, $ 20 millones y $ 17 millones, respectivamente.

En el 2021, Israel se constituyó como el destino número 61 para las exportaciones no petroleras del país. Actualmente, este mercado acoge alrededor de 40 productos exportados, que entre los principales constan palmito, conservas de frutas y hortalizas, cereales, frutas y brócoli; entre los cinco principales productos se concentra el 88 % de las exportaciones no petroleras a este país.

Mientras, las importaciones no petroleras desde Israel se incrementaron en 38 % en 2021. El 91 % de las importaciones no petroleras corresponden a materias primas y bienes de capital.

Publicidad

Los principales productos que se importan desde Israel son máquinas y aparatos mecánicos, máquinas y aparatos eléctricos, abonos, plástico y manufacturas y aparatos quirúrgicos. Entre los 5 primeros productos se concentra el 68 % de importación no petrolera.

Para Rosero, las oportunidades de profundizar las relaciones comerciales con Israel se manifiestan en el crecimiento potencial que pueden tener ciertos productos de la cadena alimenticia que logren diferenciar su oferta, por una que apunte a consumidores que buscan a la vez de conservar sus valores culturales, obtener productos que les brinden el mayor beneficio nutricional.

Seguridad, TLC e innovación, las tareas del presidente Guillermo Lasso en Israel

“Esta oferta que encuentre su nicho en el mercado israelí tendrá una mejor disposición al pago por parte de sus consumidores. Además, el país se beneficiaría de un mayor acceso a insumos y bienes de capital de la más alta tecnología para tecnificar los procesos de producción, incorporando una mejora en la competitividad de los bienes ecuatorianos que se comercializan tanto a nivel nacional como internacional”, explicó el vicepresidente de Fedexpor.

Para Iván Ontaneda, exministro de Comercio Exterior, Inversiones y Pesca y actual presidente de Anecacao, buscar acuerdos con países de estas zonas del Medio Oriente siempre será importante para Ecuador por la situación compleja que están atravesando otros mercados tradicionales como Estados Unidos, la Unión Europea o China.

Publicidad

“Abrir nuevas oportunidades y flujo de entrada de nuestros productos siempre va a ser importante”, sostuvo Ontaneda, quien se mostró de acuerdo en un TLC con Israel.

Añadió que Israel tiene muchos avances en tecnología, sobre todo enfocados en la agroindustria, y explicó que las oportunidades de Ecuador más allá de vender productos a ese mercado, radican en la inversión que el país realice para traer esa tecnología de punta y aplicarla en sus procesos y apalancar aún más las exportaciones de productos agroindustriales que han mostrado un crecimiento sostenido en los últimos tres o cuatro años.

“Porque eso es un acuerdo comercial, no es simplemente un acuerdo comercial, son instrumentos que abarcan muchas áreas como las inversiones, capacitaciones y la colaboración mutua e incluso el intercambio de universidades que debemos importarlo para garantizar justamente una preparación académica adecuada acorde a la tecnología que tienen”, explicó el exministro. (I)