La desvinculación o despidos de empleados de la nueva Petroecuador fusionada se diferirá, debido a que la Universidad Central, que se había encargado de asesorar en el tema, se ha excusado de participar en el proceso. Así lo comentó esta mañana, el ministro de Energía, René Ortiz, ante los miembros de la Comisión de Biodiversidad, presidida por Alberto Zambrano.

Ortiz explicó que en primera instancia, tras llevar adelante el proceso de fusión por absorción entre Petroecuador y Petroamazonas, se había pensado en contratar una consultora internacional para que realizara el trabajo de selección de quienes se quedarán en la empresa, siempre bajo el concepto de que todos son calificados, pero siempre hay uno que es el mejor y ese debe permanecer.

Sin embargo, luego se llegó a la conclusión que se lo podía hacer a nivel nacional y para eso se llegó a un acuerdo con la Academia. Sin embargo, hace pocos días la entidad académica se excusó de participar. De lo que el mismo ministro había anunciado, la entidad que estaba realizando este proceso era la Universidad Central y se iban a conocer los resultados en el primer trimestre del año. Ortiz reconoció que este inconveniente ha retrasado el proceso y que se ha establecido otra estrategia.

Desde Petroecuador se informó que al momento, la empresa está buscando contratar a una nueva empresa consultora y que el proceso podría durar hasta abril. Adicionalmente se conoció que no se conocerían los resultados, sino después de varios meses de la contratación, por lo que se presume que la optimización quedaría ya en manos del siguiente gobierno.

Sobre el tema, el asambleísta Eddy Peñafiel por la Bancada de la Integración Nacional (BIN) pidió al ministro que dentro de la propuesta de optimización se cumpla la Ley Amazónica del 70-30, es decir que se dé prioridad en un 70% a contrataciones de personal local en las provincias amazónicas. También se mostró contrario a la monetización (concesión a un privado) del campo Sacha, que es la joya de la corona del país y que genera una buena cantidad de recursos.

Por su parte, la asambleísta del correísmo, Liliana Durán, lamentó que, de acuerdo a su interpretación sobre las declaraciones del ministro, se vendría una ola de despidos en la empresa petrolera. Por su parte Ortiz reconoció que si bien habrá desvinculaciones, quienes salgan serán indemnizados de acuerdo con la ley.

Sobre el tema de la monetización de campo Sacha, el ministro dijo que se sigue dando vueltas al tema y que se está trabajando en las estructuras legales, para llevarlo a cabo. Explicó que se hará una licitación. También dijo que se busca que el campo llegue a producir 80.000 barriles a través de un contrato de servicios específicos similar a los que se aplicó durante el gobierno de Rafael Correa, tanto en el campo Shushufindi y Auca. Explicó que si no se logra concesionar en este,, el próximo Gobierno deberá analizar el tema, pero aseguró que el problema, que es la falta de fondos para realizar la inversión necesaria, continuará latente.