La temperatura estaba en -2° centígrados en las afueras del Barringer High School en Newark (New Jersey), una escuela convertida en recinto electoral durante las elecciones generales del Ecuador.

Los ecuatorianos que residen en esa ciudad aguardaron una fila de hasta una cuadra para ingresar y votar. Fueron necesarias las sombrillas, las bufandas y toda prenda para afrontar el frío intenso y la nieve.

Virginia Flores, de 64 años, dice que cerca del medio día la fila de la mesa de los varones daba la vuelta a la escuela y la de las mujeres si avanzaba más rápido.

Publicidad

Aún así los ecuatorianos aguardaron para sufragar. "Esperando con frio y nieve, pero cumplí con mi deber de ciudadana. Dios nos bendiga", aseveró Virginia quien vive en Estados Unidos desde hace 21 años.

Ella es ciudadana americana y ecuatoriana, tiene doble nacionalidad.

"Siempre he votado y esta vez a pesar del tiempo y lo difícil que fue desenterrar mi carro por la nieve que había acumulada más la tormenta de hoy, acudí a votar porque deseo que mi Ecuador se libre de tanta corrupciòn, inseguridad", afirma.

Publicidad

Decenas se observaron en las afueras de esta escuela haciendo la fila que era más extensa también por las medidas de bioseguridad implementadas para frenar la pandemia del COVID-19.

"Esperé como 35 minutos afuera, una vez adentro como 15 minutos más. Estaban bien organizadas las mesas de las mujeres, no sé la de los hombres porque ellos iban hacia el ala izquierda de la escuela", afirma Virginia.

Publicidad

El voto no es obligatorio para los residentes en el exterior. Más de 410.000 ecuatorianos están empadronados para sufragar fuera del país.

El 31 % de esta diáspora vive en Estados Unidos y Canadá. El 62 % de ellos están en Europa, Asia y Oceanía y el 7 % en América Latina y África. (I)

En el interior de la escuela Barringer High School en Newark, Nueva York. Foto: Cortesía