Las mejores condiciones económicas que se experimentan en el país hacen que el cumplimiento de los pagos de deuda, especialmente luego de la renegociación de la deuda en bonos, no tenga un mayor riesgo, de frente a las elecciones que se realizarán este 7 de febrero. Sin embargo, el cumplimiento del Acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI)y la implementación de reformas económicas sí estarían marcados por la incertidumbre.

Así lo considera la banca de inversión Barclays, especializada en deuda secundaria en bonos, que realizó un análisis económico acerca del país, a pocas horas de que se realicen los comicios de primera vuelta electoral.

Para Alejandro Arreaza, analista de Barclays, la reducción del servicio de la deuda después de la reestructuración, el alto nivel de reservas, un resultado fiscal mejor de lo esperado en 2020 (el déficit fue de 7,0% en comparación del 8,9% previsto en el programa del FMI) que ha dejado cierta liquidez disponible, la recuperación de los precios del petróleo y la posibilidad de acceder a fuentes alternativas de financiamiento (China y el mercado interno) hacen manejable el servicio de la deuda, independientemente de quién sea elegido.

De acuerdo al informe de Barclays aunque existen tendencias opuestas en el espectro político de quienes compiten por la silla presidencial, en la práctica, las diferencias en la ejecución del gobierno podrían ser menores.

Los altos niveles de reservas proporcionan un colchón para salir adelante en el corto plazo. Entre tanto, la próxima revisión del FMI se ha programado para después de la segunda vuelta electoral, por lo que es probable que se considere el resultado de las elecciones para el nuevo desembolso.

Barclays dice que si bien el Gobierno ha sobrecumplido con las metas cuantitativas del programa, el próximo desembolso de $ 400 millones también está condicionado a la aprobación de la reforma del Código Monetario (Ley de Defensa de la Dolarización), que se suponía debía ser remitida a la Asamblea en enero pero aún no lo ha hecho. Sobre el tema, el ministro de Economía y Finanzas, Mauricio Pozo anunció que el envío se hará entre lunes y martes, luego de las elecciones. En el análisis se ve también riesgos con respecto a su aprobación.