Publicidad

Pese a convenio de protección, estado de humedales se sigue agravando por actividad humana

El retroceso de estos ecosistemas húmedos “se ha acelerado en el último siglo”, por lo que su recuperación solo puede plantearse como “un objetivo a largo plazo”.

Las actividades humanas continúan agravando el deterioro de los humedales pese a la protección que les ofrece el Convenio de Ramsar. Foto: redaccion

Las actividades humanas continúan agravando el deterioro de los humedales pese a la protección que les ofrece el Convenio de Ramsar, de cuya firma se cumplieron ayer, 2 de febrero, día mundial de estos ecosistemas húmedos, 50 años.

Esta convención tiene la misión de actuar como un “paraguas” para los humedales, considerados como “los mejores indicadores de calidad ambiental” según han explicado a la agencia EFE investigadores como Santos Cirujano, del Real Jardín Botánico (RJB-CSIC), quien achaca su declive a “la creciente demanda hídrica de las actividades agrícolas, que consumen el 70 % del agua a nivel mundial”.

Cirujano ha advertido de que “no hay mucho que celebrar” en este 50 aniversario, pues “la salud de los humedales empeora al mismo ritmo que aumenta la contaminación mundial”, por lo que “es necesario un toque de atención si queremos conservarlos”.

De hecho, para destacar la importancia de estos valiosos pero frágiles espacios naturales, la frase que suscribe Ramsar este año es ‘Agua, humedales y vida’, recuerda este investigador, para quien el convenio es “en realidad, una lista de prestigio” que integra las zonas húmedas más importantes del mundo, pero “sólo funciona si los estados miembros se implican”, porque el tratado “no obliga a que se recupere o conserve un humedal determinado”.

Publicidad

#DíaHumedalesEc | El crecimiento de la población, la urbanización y los patrones de consumo ejercen una presión insoportable sobre los humedales y el agua que contienen. pic.twitter.com/kGzodNnmyy

También preocupado se muestra Miguel Álvarez, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC), quien ha calificado el convenio Ramsar como “un iniciativa multilateral bienintencionada”, aunque a la hora de la verdad “a la gente no le importa nada los humedales, vive de espaldas a ellos“.

Esto es porque tradicionalmente han sido considerados como “lugares inhabitables y focos de paludismo” lo que, unido a su progresivo deterioro, “lleva a su desaparición”.

De hecho, el retroceso de estos ecosistemas húmedos “se ha acelerado en el último siglo”, por lo que su recuperación solo puede plantearse como “un objetivo a largo plazo” para el cual será imprescindible la educación ambiental.

Un caso claro es el de las Tablas de Daimiel que “en la actualidad pueden llegar a tener unos 25 kilómetros cuadrados inundados pero en el siglo XIX cubrían una superficie superior a los 150 kilómetros cuadrados”.

Este retroceso se ha producido “en menos de 100 años” y según Álvarez está directamente relacionado con “la explotación del acuífero 23 y la contaminación de tipo orgánico“: nitratos, detergentes y fosfatos presentes en las aguas residuales urbanas.

Otro ecosistema afectado es Doñana, “un espacio con problemas de contaminación de origen químico” debido a “la agricultura intensiva”, que utiliza el recurso hídrico para “regar cultivos muy demandantes de agua” pero que se mantienen porque son “muy lucrativos”, como el de la fresa.

La secretaria general de la Convención Ramsar sobre los Humedales, Martha Rojas Urrego, ha aprovechado para recordar que “menos del 1 % del agua del planeta es dulce y en su mayoría está almacenada en humedales”, unos espacios que “acogen al 40 % de las especies del planeta pero desaparecen tres veces más rápido que los bosques”.

Humedales en Ecuador

Desde 1991, Ecuador ha designado 19 sitios como humedales de importancia internacional: 7 en la Costa, 8 en la Sierra, 3 en la Amazonía y 1 en Galápagos.

El humedal Cuyabeno-Lagartococha-Yasuní tiene cerca de 1.500 especies de plantas vasculares (9 % del total nacional), así como 1.350 especies de vertebrados, 64% de todos los mamíferos y 54 % de todos los anfibios de la Amazonía ecuatoriana; 200 de anfibios y reptiles, 600 de aves, 167 de mamíferos de todos los órdenes presentes en Ecuador. Además alberga un número indeterminado de peces. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?