La Fiscalía General del Estado (FGE) pidió este jueves 28 a la Policía Nacional que se haga un análisis de riesgo para garantizar la seguridad de periodistas y otros denunciantes públicos que investiguen presuntos hechos de corrupción. También hizo un llamado a la ciudadanía para rechazar todo acto de violencia o intimidación.

"La FGE hace un llamado a la opinión pública a rechazar cualquier conducta que incite a la violencia y a continuar denunciando posibles hechos delictivos, bajo el precepto de que la democracia y la cultura de paz se construyen a partir del respeto de la libertad de expresión", señaló la entidad en un comunicado.

Esto ocurrió doce horas después de que, a través de una rueda de prensa transmitida por Facebook, el expresidente Abdalá Bucaram, quien es investigado por presunto delito de tráfico de armas y municiones, desmintiera los rumores de redes sociales que lo relacionan al asesinato de un presentador de televisión.

El exmandatario dijo que no tenía motivos para hacerle daño a Efraín Ruales y aseguró que antes hubiera podido "matar" a otros personajes políticos y de medios: “¿Por qué meterse con un pobre chico?, cuando si yo podría matar a alguien es a Fidel Egas (accionista de Teleamazonas)… No se han preguntado que el señor David Reinoso se burló de mi hijo en varios programas de televisión en prisión, ¿no hubiera sido mejor matarlo a él?”, dijo Bucaram, quien también mencionó el nombre de la periodista de Teleamazonas Dayanna Monroy, quien realizó varios reportajes de actos de corrupción en hospitales.

Bucaram dijo que ya lo difamaron por la muerte de un extranjero, detenido por estar vinculado con el caso de venta de pruebas para COVID-19 en 2020, y no hubo evidencias en su contra. "Solo sacaron sentencias mediáticas".

Bucaram dijo también que el miércoles allanaron la cárcel 4: "Tiraron a mi hijo al piso, lo humillaron, solo para hacer un nuevo show".

El video en vivo de Bucaram a través de Facebook fue retirado inmediatamente cuando culminó su intervención, por supuestamente incitar a la violencia, lo que fue denunciado por el expresidente, aunque unas 70.000 personas pudieron verlo en directo. (I)