El presidente de EE. UU., Donald Trump, declaró el lunes el estado de emergencia en el Distrito de Columbia, un anuncio que se produce antes de la toma de posesión del presidente electo Joe Biden, el 20 de enero.

Se ordenó asistencia federal a Washington D.C. hasta el 24 de enero; la medida permite a Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) "coordinar todos los esfuerzos de ayuda en caso de desastre" con el propósito de "aliviar las dificultades y el sufrimiento causado por la emergencia en la población local" y brindar asistencia en cualquier caso. emergencias que surjan.

Las autoridades de Washington D.C. se preparan para marchas y más violencia potencial a medida que se acerca el día de la investidura de Biden; la vigilancia se redobló después de la toma del Capitolio el pasado miércoles, acción que dejó cinco muertos.

La alcaldesa de Washington D.C., Muriel Bowser, pide a los estadounidenses que se queden en casa el próximo 20 de enero en un esfuerzo por "proteger al Distrito de Columbia de una repetición de la violenta insurrección experimentada en el Capitolio y sus terrenos el 6 de enero".

Publicidad

"Pedimos a los estadounidenses que NO VENGAN a Washington DC para la 59ª toma de posesión presidencial el 20 de enero y que, en cambio, participen virtualmente", expresó la alcaldesa.

Bowser también le pidió Chad Wolf, secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, que aumentara los preparativos de seguridad por la toma de posesión.

El Pentágono anunció el lunes que autorizó el despliegue de 15.000 efectivos de la Guardia Nacional para los actos de investidura de Biden el 20 de enero.

Ya hay 6.200 integrantes de la Guardia operativos en Washington y se prevé un total de 10.000 para el próximo fin de semana, mientras que otros 5.000 podrían sumarse el día de la juramentación de Biden, dijo el general Daniel Hokanson, jefe de la Oficina de la Guardia Nacional del Departamento de Defensa.

Todos llegarán equipados con equipo antidisturbios y armas, pero hasta ahora no han sido autorizados a portarlas mientras estén en las calles de la capital estadounidense, explicó.

Por el momento, su misión es apoyar a la policía local en comunicaciones, logística y seguridad, explicó.

Autorizar a la Guardia Nacional a desplegarse armada y a realizar arrestos sería un "último recurso" si la situación de seguridad se saliera de control, dijo Hokanson.

Trump anticipó que no estará presente en la posesión de Biden. (I)