De capital propio; del International Development Finance Corporation (DFC), de Estados Unidos; así como del Banco del IESS y del Issfa podrían provenir los fondos que participen en el proyecto de rehabilitación y construcción de un nuevo tren de alta conversión para la Refinería de Esmeraldas.

Así lo explicaron ayer los principales representantes de las empresas Hyundai Company (Corea del Sur) y las estadounidenses Kellog Brown & Root – KBR INC; RGFX y Energlobal Group. Ellas son parte del consorcio internacional interesado en llevar adelante el proyecto, que debe ser adjudicado en marzo próximo.

Las declaraciones se hicieron, justamente, en una rueda de prensa especial para dar a conocer el interés de este grupo por parte de las autoridades del Ministerio de Energía.

De acuerdo con Guillermo Lagos, director financiero de EnerGlobal Group, el proyecto cuya inversión requerida estaría entre los $ 2.700 millones y $ 3.000 millones, tiene el respaldo de la banca de inversión Morgan Stanley.

Publicidad

Además se maneja a través de un modelo de negocio atractivo. Petroecuador suministra el petróleo a la Refinería y luego de hacer el proceso de refinación, el consorcio entrega el producto al Estado para la venta al menudeo a lo interno del país. El repago de la empresa será como una maquila, es decir con una tarifa que se pagará a 20 años. Previamente pasarán entre cuatro y cinco años para que el proyecto sea concretado. Por ello se habla de una concesión de 25 años, tras los cuales la Refinería vuelve a manos estatales.

Sobre la tarifa, Lagos explicó que aún no se la puede conocer con certeza, pero aseguró que se tratará de una cifra competitiva que permita a los ecuatorianos tener derivados de buena calidad y a precios menores.

Entre tanto, Bryan Smith, de Hyundai, dijo que se complace en trabajar con Petroecuador y el ministerio y los miembros del consorcio para entregar el proyecto de alta conversión y mejora de la Refinería. Explicó que Hyundai tiene una trayectoria de entregar proyectos a tiempo, además de cumplir con objetivos. Indicó que se trabajará con proveedores de construcción y contratistas ecuatorianos.

Darío Guzmán, representante de Kellog Brown & Root (KBR), explicó que la tecnología BCC será el corazón de la refinería, y esto permitirá la conversión en 99% del crudo hacia combustibles de alta calidad, cumpliendo con estándares euro 5 euro 6.

Sobre la estabilidad de los trabajadores actuales de Refinería, Lagos dijo que en las bases de la licitación se indica que la planta laboral continuará laborando en la refinería. Una vez que se conozca a la planta laboral, se podrá decidir si esta puede ser reasignada a la nueva planta BCC o se debe contratar personal nuevo. En todo caso, los trabajadores que vayan al sector nuevo de la Refinería serán capacitados por el consorcio.

De acuerdo con el calendario que maneja el Gobierno Nacional, la presentación oficial de ofertas será el 19 de febrero. Se prevé que la única oferta a presentarse sea justamente la de este grupo, pues ninguno más compró las bases. Además, el 22 de marzo se realizará la adjudicación y el 23 de abril se firmará el contrato correspondiente. Todo ello, antes del traspaso de Gobierno.

Por su parte, Fernando Santos, asesor del ministro René Ortiz, recordó que la Refinería fue repotenciada en el anterior Gobierno, pero aseguró que quedó peor que antes y por ello se debe retomar el proceso de rehabilitación. (I)