La 95 reunión de la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT), se realizó de manera virtual, con reuniones diarias de un promedio de duración de 4 horas por sesión la semana pasada.

El formato fue complejo debido a que las delegaciones estaban ubicadas en diferentes zonas horarias en América, Asia y Europa. Realizar las reuniones en este formato fue un gran desafío y se trataron temas trascendentales e impostergables que los países debían discutir antes de finalizar el 2020, como, por ejemplo, las nuevas medidas de conservación para atunes tropicales, ya que las actuales, con vigencia para el periodo 2018 – 2020, vencen el próximo 31 de diciembre.

Se priorizó la agenda de temas para centrarse en la discusión sobre las medidas de conservación para los atunes tropicales (barrilete, aleta amarilla y patudo), y templados (incluido el atún aleta azul del Pacífico) aplicables para el año 2021.

Hubo un largo debate en cuanto a los atunes tropicales. En su presentación, el personal científico de la Comisión concluyó que la veda actual de 72 días de la pesquería de cerco es adecuada. Los científicos también expresaron su preocupación y sugirieron medidas adicionales por precaución.

Publicidad

La mortalidad por pesca no debería aumentar debido al escenario pesimista mostrado por ciertas evaluaciones del atún patudo. También porque un buen número de los indicadores de estado de la población de atunes muestran que la mortalidad ha aumentado principalmente debido al crecimiento de los lances sobre plantados y, finalmente, porque no hay una estrategia de captura ni existe aún una evaluación poblacional para el atún barrilete en el Pacifico Oriental.

La recomendación del personal científico de la CIAT fue mantener la veda actual y establecer un límite anual para todos los buques de cerco sobre el número total de lances sobre objetos flotantes (plantados), combinados con límites de plantados activos por barco.

Sin embargo, la discusión se polarizó entre los países que querían prorrogar la actual resolución tal y como está por un año más y otros que querían hacer ajustes en la gestión de los plantados.

"Luego de largos debates que priorizaron los intereses económicos antes que los de la sostenibilidad de la pesquería, la reunión concluyó sin llegar a un acuerdo", indica WWF en un comunicado.

La actitud de la Comisión, desde el punto de vista de WWF, fue poco responsable por no haber podido construir un consenso alrededor de una medida de conservación, generando no solo un vacío técnico, sino legal.

El escenario actual es que las flotas pesqueras industriales entrarán al 2021 y operarán sin medidas claras de conservación para los atunes tropicales en el Pacífico oriental.

Publicidad

WWF considera que esta reunión fue un fracaso y un claro incumplimiento a la Convención de Antigua, que desde el 2010, es su propio tratado constitutivo, y cuyo objetivo es asegurar la conservación y el uso sostenible a largo plazo de las poblaciones de peces abarcadas por la Convención.

"El atún es un recurso pesquero clave para el desarrollo de los estados costeros del Pacifico oriental, particularmente para el Ecuador, por esta razón se espera que los países puedan retomar la senda del dialogo y la cooperación para hallar cuanto antes un acuerdo que permita contar con reglas claras de conservación que eviten la sobrepesca de las poblaciones de atunes tropicales en la región", dice la organización.

Las medidas deben ser adoptadas en la CIAT y deben aplicarse a toda la región, de tal forma que no caben medidas de conservación de carácter unilateral que pudiese adoptar un país, añade.

"Hacemos un llamado para retomar el dialogo que permita resolver esta irregular situación generada a raíz de la reunión de la semana pasada, y por esa razón pedimos que la Comisión convoque a una reunión extraordinaria a inicios del 2021 para discutir y resolver esta grave situación que, de persistir, pudiera generar sobrepesca de las poblaciones de atunes e impactos al ecosistema por la falta de un mejor ordenamiento de la técnica de pesca con plantados", afirma WWF. (I)