El expresidente Rafael Correa insiste en que una nueva Asamblea Constituyente sería la vía para "revertir" varias decisiones en torno al espectro radioeléctrico, empresas públicas y la administración de justicia, una vez que se dé el cambio dé el cambio de Gobierno, el próximo año.

"A pocos meses de terminar, a toda prisa quieren repartir las frecuencias, nombrar nueva Corte Nacional, vender las empresas públicas, etc. Todo esto tendrá que ser revertido por próximo Gobierno, para lo cual lo mejor sería una Constituyente ¡Sinvergüenzas!", dijo Correa, hoy, en su cuenta de Twitter.

A pocos meses de terminar, a toda prisa quieren repartir las frecuencias, nombrar nueva Corte Nacional, vender las empresas públicas, etc Todo esto tendrá que ser revertido por próximo Gobierno, para lo cual lo mejor sería una Constituyente ¡Sinvergüenzas! https://t.co/waviu7h0u6

En un comentario anterior, el expresidente se refirió a la Corte Nacional y dijo: "Esto es muy grave. Un Consejo de la Judicatura, menos que mediocre y corrompido, quiere apresuradamente imponer una nueva Corte Nacional. Hasta el relator de la ONU ha denunciado lo obscuro del proceso. Son trampas para el próximo Gobierno".

La idea del correísmo de realizar otra Asamblea Constituyente, como la que ya impulsó el expresidente apenas asumió la Presidencia de la República en el 2007, no es nueva, ha sido mencionada por su hermana y primera en la lista para asambleístas nacionales, Pierina Correa, en una reunión virtual con los simpatizantes de Estados Unidos y Europa, el martes 8 de septiembre y el abogado de Jorge Glas, Eduardo Franco Loor, cuando se lanzó la Unión por la Esperanza (UNES) en Pichincha.

En septiembre, el mismo expresidente llamó a los "anticorreístas" a unirse "y después nos ponemos de acuerdo si quieren para anticipar elecciones y ahí, reinstitucionalizado el país, votan por el candidato que quieran, en este momento voten por (Andrés) Arauz". (I)