El escritor peruano Mario Vargas Llosa, ganador del Nobel de Literatura en 2010, dijo que la destitución del presidente de Perú, Martín Vizcarra, podía calificarse de "golpe de Estado".

"Yo creo que la Constitución peruana es muy clara, un presidente puede ser acusado, pero solamente puede ser investigado al término de su mandato y clarísimamente el flamante Congreso ha violado la Constitución con esta medida", dijo en una entrevista con el diario peruano El Comercio.

El escritor y excandidato a la presidencia (1990) se une a la lista de políticos que ven inconstitucional lo ocurrido en el Congreso el lunes de esta semana, lo que dio paso a la proclamación como presidente del país al presidente del parlamento, Manuel Merino.

Desde ese día se han realizado varias protestas de miles de personas en el país, principalmente en Lima.

Vargas Llosa también criticó que la Policía haya usado excesivamente la fuerza para reprimir algunas protestas. Pero también mencionó que lamentablemente el país enfrenta un episodio de confusión y anarquía gracias a que el Congreso "se ha pronunciado de una manera tan absurda y clarísimamente en contra de la Constitución y de la legalidad peruana".

"Por otra parte, quisiera señalar que prácticamente no ha habido países que hayan reconocido al nuevo presidente del Perú, el señor (Manuel) Merino, lo que significa una reprobación muy general a lo sucedido en el Congreso de Lima", añadió Vargas Llosa, quien agrega que es fundamental que este gobierno de transición respete el calendario electoral que establece las próximas elecciones en abril y el cambio de poder en julio.

El literato reprochó a Merino que su accionar traiciona los valores de su partido, Acción Popular, que fue el del recordado expresidente Fernando Belaunde, así como del expresidente Valentín Panagua, quien dirigió la transición tras la destitución del expresidente Alberto Fujimori.

"Lo sucedido es absolutamente lamentable y que estos diputados parlamentarios que lo han perpetrado van a ser a la corta o a la larga sancionados por el pueblo peruano", concluyó Vargas Llosa, a quien le apena la sitiuación que ha pasado su país los últimos años con dos presidentes destituidos y varios exmandatarios en prisión por acusaciones de corrupción. (I)