La convocatoria a las movilizaciones previstas para mañana es "pacífica", aclaró el presidente del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), Mesías Tatamuez, frente a las advertencias de sectores oficiales que anuncian la presencia de presuntos "infiltrados" que buscarían generar desmanes.

La protesta está convocada a las 16:00 de mañana en la Caja del Seguro en Quito y también en las provincias, para rechazar "el desempleo, la corrupción, los recortes presupuestarios y exigir a la Corte Constitucional (CC) que dé trámite y convoque a las demandas de inconstitucionalidad a la Ley de Apoyo Humanitario".

"Se intenta hacer una campaña sucia en contra de una marcha pacífica. No la anunciamos ahora, sino el mes pasado. Declaramos que octubre es un mes de resistencia para decirle al gobierno que pare los despidos, que no recorte el presupuesto de la salud y educación, que no venda las áreas estratégicas, que no privaticen. Y también, para pedirle a la Corte Constitucional (CC) dé paso a la audiencia pública para pronunciarnos sobre la Ley de Apoyo Humanitario. Esta marcha es en contra de la corrupción y el desempleo. No es una marcha de violencia", apuntó Tatamuez.

Este 21 de octubre, en una rueda de prensa desde el Salón Azul del Palacio de Gobierno hubo declaraciones oficiales respecto a estas movilizaciones y en ellas, el comandante general de la Policía Nacional, Patricio Carrillo explicó que de acuerdo con informes de Inteligencia, participarían unas 4000 personas en las manifestaciones de mañana en Quito y en el país.

Publicidad

Pero se advierte, de la "presencia de personas beligerantes que son adjetivados como infiltrados. Y, ante la presencia de infiltrados, hemos aperturado investigaciones previas en conjunto con la Fiscalía General porque hemos identificado a quienes desde el 1 de octubre han empezado a poner grafitis en la ciudad, a quienes tienen discursos bélicos, para hacerles responsables, al igual que a los directivos de las organizaciones que van a marchar", indicó el Comandante.

La ministra de Gobierno, María Paula Romo comentó que esperan que sean protestas pacíficas, como lo han sido "habitualmente".

"Nuestra previsión es que no será nada que se salga de control, que no será nada como los días de octubre (del 2019). (Pero) si en cualquier manifestación, la violencia se toma las manifestaciones, el plantón o la caminata, pues la policía responderá como es su trabajo", afirmó.

El alcalde de Quito, Jorge Yunda en ese mismo espacio, recordó que Quito está enfrentando una situación difícil por la pandemia del COVID-19 por lo que exhortó a evitar las aglomeraciones y la violencia. "Estamos reconociendo que todos tenemos el derecho de manifestar, de expresarnos en forma pacífica. Pero, no permitiremos que se siga vandalizando la ciudad capital, más aún el centro histórico".

El concejal de Quito, Bernardo Abad, en una entrevista radial y que la difundió en su cuenta de Twitter, expresó que están preocupados de que se produzcan desmanes.

"Tenemos información de que aprovechándose de una convocatoria a una protesta, grupos se infiltrarían y buscarían generar caos, destruir bienes públicos y privados. Información de fuentes bastante confiables, y por eso desde hoy, policías, militares están concentrados para evitar un octubre del 2019. Hay esta posibilidad, el preámbulo de esto había sido el 12 de octubre pasado, cuando se intentó destruir una estatua en Quito", alertó.

Sin embargo, Tatamuez insistió que su protesta será pacífica y están convocados sectores de estudiantes, trabajadores, docentes afectados por las medidas económicas. (I)