(Actualizado a las 20:20)

Los abogados Alfredo Arboleda y Christian Romero, quienes representan a los hermanos Bucaram Pulley, se acogieron al derecho a la resistencia y salieron de la audiencia de reformulación de cargos que se instaló a las 10:00 de este martes 6 en el Complejo Judicial del Albán Borja, en el norte de la urbe.

Lo hicieron porque argumentaron que uno de los abogados de la familia no había sido notificado y solicitaron que la Procuraduría esté presente en el caso.

Luego de su decisión, el juez Ronald Guerrero, quien la semana pasada denunció haber sido amenazado en relación con la encarcelación de Jacobo Bucaram, pidió que la Defensoría Pública asuma la defensa de los hijos del expresidente Abdalá Bucaram y la audiencia continuó hasta las 12:30.

A esa hora se suspendió y se anunció que se retomaría a las 09:00 de este miércoles 7.

Durante el primer día solo pudieron intervenir los abogados de tres de los quince procesados, entre los que se encuentran los hermanos Bucaram Pulley (Jacobo, Dalo y Michel), Gabriela Pazmiño y los hermanos Daniel y Noé Salcedo Bonilla, además de funcionarios del hospital Teodoro Maldonado Carbo, pues en este caso se investiga la venta ilegal de medicinas en el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).

La fiscal Claudia Romero pidió la semana pasada la reformulación de cargos.

El tipo penal pasaría de asociación ilícita, cuya pena va de 3 a 5 años, a delincuencia organizada, de 7 a 10 años.

Ella dijo tras la audiencia que se reformularán cargos porque había encontrado indicios de cómo operaba la estructura que adjudicaba convenios de pagos que iban desde los 200.000 hasta un millón de dólares con la venia de los funcionarios de los hospitales. (I)