Un nuevo capítulo se abre en la historia de las irregularidades en la venta de insumos médicos a instituciones públicas.

La madre de Shy Dahan, el israelí que fue asesinado el mes en agosto pasado en la Penitenciaría de Guayaquil, dijo que iniciará acciones legales contra el Gobierno ecuatoriano por la muerte de su hijo, recoge un medio israelí.

"El Gobierno (de Ecuador) es responsable directo del asesinato de Shy. Sabían que lo iban a matar y no hicieron nada para protegerlo", denunció Zehava Dahan en una entrevista con el portal israelí Mako, destaca el sitio web Aurora, con información sobre Israel el español.

La mujer aseguró que días antes de que asesinaran a su hijo, él le dijo que había gente que le iba a hacer daño.

"Durante casi dos meses no pudo ducharse y tuvo que vestir la misma ropa que llevaba puesta cuando fue arrestado", dijo la madre de Shy. Ella afirmó que su hijo fue extorsionado durante su permanencia en el centro carcelario.

La mujer defendió la inocencia de su hijo. A Shy Dahan lo detuvieron junto con un amigo, también extranjero. Según la información ya conocida, la Policía halló en poder de estas dos personas credenciales falsas de la DEA y unos $ 300 mil. En sus declaraciones, los extranjeros aseguraron que dicho dinero era producto de una venta de insumos médicos a Jacobo Bucaram, quien se encuentra prófugo.

"(Mi hijo es) un hombre de negocios que sabía cómo hacer dinero (...) Le dije muchas veces que volviera a Israel, pero a él le gustaba vivir la buena vida en el exterior. Él no robó a nadie y trabajó duro por cada dólar que ganó", comentó la madre de Shy.

La mujer también se refirió al amigo de su hijo, quien permanece detenido. "Oren (Sheinman) debe ser salvado antes de que sea demasiado tarde. Quien quiera que mató a Shy también podría matar a Oren y espero que el Ministerio de Exteriores (israelí) haya aprendido la lección con el asesinato de Shy y traigan a Oren de vuelta con su familia", dijo. (I)

Como parte de una investigación relacionada con la venta de insumos médicos, el expresidente Abdalá Bucaram, padre de Jacobo Bucaram, permanece bajo arresto domiciliario. La Fiscalía lo acusa de delincuencia organizada. Abdalá (Dalo) Bucaram, su esposa, Gabriela Pazmiño; y Michel Bucaram también están prófugos. (I)