La tortuga de techo birmana (Batagur trivittata) es conocida como la más 'risueña del mundo'. Esto se debe a la forma de su boca que aparenta una especie de sonrisa. Es acuática y endémica de Birmania, y se encuentra entre las 25 especies de tortuga con mayor índice de peligro de extinción, de acuerdo con Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

A la especie se la creía extinta. Sin embargo, en 2002 fue vista de nuevo. Gracias a los esfuerzos de conservación de las organizaciones Wildlife Conservation Society (WCS) y Turtle Survival Alliance se logró aumentar los ejemplares a 1000 aproximadamente. Esta labor fue resaltada en la revista Zootaxa y en un artículo del The New York Times.

“Estuvimos tan cerca de perderlas. Si no hubiéramos intervenido cuando lo hicimos, esta tortuga simplemente se habría ido”, explicó Steven G. Platt, herpetólogo de la WCS a la revista.

La tortuga de techo birmana es la segunda especie de tortuga más amenazada del mundo. Fue a principios del siglo XX cuando cientos de ejemplares abundaban por la desembocadura del río Irrawaddy al sur de Yangon, Birmania.

Sin embargo, fue a mediados de este siglo cuando la pesca y las técnicas de captura indiscriminada estaban matando a estas especies. Además de que había una notable sobre explotación de huevos.

Las hembras son mucho más grandes que los machos, mientras que los machos tienen colores brillantes durante su época de reproducción. (I)