La Thoropa taophora, una especie de rana de la selva atlántica brasileña, fue observada viviendo en un 'harén', donde un macho copula con dos hembras que le son leales.

Los sistemas de apareamiento poliginosos con fidelidad grupal son una organización animal común, que generalmente consta de múltiples hembras en un grupo apareado con un solo macho durante un período prolongado denominado poligamia del harén.

La poligamia de un solo macho con fidelidad reproductiva ocurre en invertebrados, peces óseos y algunos tetrápodos, como lagartos, mamíferos y aves.

En los anfibios, la fidelidad reproductiva en grupos poliginosos no estaba completamente demostrada, pero un estudio de Fabio de Sá, de la Universidad Estadual de Campinas (Sao Paulo, Brasil) y que fue publicado en la revista Science Advances, lo confirmó.

Publicidad

Combinando datos sobre desarrollo larvario, asignación de paternidad molecular y observaciones de comportamiento in situ, revelan alta fidelidad durante una temporada de reproducción prolongada en la rana poligínica neotropical Thoropa taophora, endémica de la Sierra del Mar y el litoral de Sao Paulo.

Los machos dominan escasa lugares de reproducción, protección de la descendencia y apareamiento exclusivamente con varias hembras que exhiben rango de "dominancia". "El sistema probablemente evolucionó en respuesta a la intensa competencia por los lugares de reproducción y la competencia intrasexual por las parejas", indica el estudio.

De Sá filmaron varios ejemplares de Thoropa taophora en áreas donde hay relativamente pocos sitios de reproducción y agua dulce para ellas, y además demasiada luz solar.

Resultó que el entorno de escasos recursos y duras condiciones de vida tuvieron impacto y los expertos descubrieron que los machos de esa región se cruzaban al mismo tiempo con dos hembras, en su mayoría "una dominante y una secundaria".

También se observó que los machos patrullaban sus lugares de reproducción y emitían llamadas agresivas para alejar a los intrusos, además de permanecer cerca de sus huevos y renacuajos para protegerlos.

Además, la poligamia sería ventajosa para ambos sexos de esta especie. En el caso de los machos, asegura su descendencia mientras contribuye a diversificar su reservorio genético, lo que se traduce como una mejora: mayor adaptabilidad a diversas circunstancias y capacidad de sobrevivir a eventos de selección.

"La ventaja para la hembra es que es mejor tener un macho de buena calidad y un sitio de reproducción de buena calidad para compartirlo con otra hembra, en lugar de estar expuesta y no encontrar otra rana o encontrar una rana de menor calidad", explica De Sá.

De Sá y su equipo aseguran que los resultados demuestran que la poligamia está presente en todos los vertebrados terrestres de cuatro patas o tetrápodos y plantean algunas preguntas sobre los contextos que favorecen la fidelidad sobre los sistemas de apareamiento promiscuos.

"La escasez de criaderos, así como su carácter discreto y monopolizable, promueve una intensa competencia entre los machos por los sitios y entre las hembras por el acceso a esos sitios. Los machos alcanzan un mayor éxito reproductivo no solo monopolizando los escasos recursos de reproducción, sino manteniendo a las hembras y excluyendo agresivamente a todos los demás machos", se afirma en la investigación. (I)