El uso de la reserva de la información ha generado polémica en varios casos en el Ecuador. El último sobre la venta del Banco del Pacífico, que podría durar hasta quince años, abre nuevamente el debate.

En el artículo 17 de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública (Lotaip) se menciona una serie de prohibiciones para acceder a la información pública. En el literal a se indica que están prohibidos de acceso documentos calificados de manera motivada por reservados por el Consejo de Seguridad Nacional y se detallan: planes y órdenes de defensa, información de inteligencia, entre otros. En el literal b se habla de restricción para informaciones “expresamente establecidas como reservadas en leyes vigentes”.

Esta información puede mantener dicho carácter hasta por un periodo de quince años. Y será desclasificada cuando se extingan las causas que dieron lugar a su clasificación.
La CFN, dueña del Pacífico, aplicó esta ley para la reserva. Pero revisará la decisión.
En años anteriores, por ejemplo, ha sido caso de crítica la declaratoria de reserva de los contratos de crédito con China La Contraloría ha visto ilegalidad en ello y aún no se pueden conocer todos los contratos, pues solo se los liberan conforme terminan.

También hubo polémica por la reserva que declaró la Superintendencia de Bancos en torno a los estudios actuariales y por la administración del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) durante la presidencia de Richard Espinosa. Finalmente, se debió levantar dicha reserva.

Sobre la venta del Banco del Pacífico, que ha generado críticas desde el Consejo de Participación Ciudadana y de dos colectivos de abogados, el presidente del directorio, Roberto Dunn, ha indicado que como otras entidades públicas tienen la atribución de declarar la información como reservada.

De acuerdo con Elizabeth Arroyo, catedrática de la Universidad Católica en Negocios y experta en temas bancarios, es muy importante la reserva en el proceso de valoración durante al menos quince años, pues durante ese proceso se maneja información delicada y estratégica de la empresa o entidad bancaria.

En este sentido, quienes hayan tenido acceso a esa información están prohibidos de revelarla. Paralelamente dice que la ciudadanía puede acceder a información, pero no a toda, por lo que lo más saludable sería que trabajaran de la mano del órgano de control sobre puntos de interés y una hoja de ruta para que se acompañe el proceso. (I)