El Movimiento Animalista Nacional (MAN), junto con otras organizaciones ambientales, está impulsando varias reformas al actual Código Orgánico Ambiental (CODA).

El colectivo busca aclarar lo que dice es una “mala interpretación” a la consulta popular de 2011, en la que se preguntó sobre los espectáculos con animales como corridas de toros y peleas de gallos.

En la consulta solo se prohibieron los eventos en los que se dé “muerte al animal”. “Se tergiversó esa pregunta porque la mayoría de ecuatorianos queremos que se elimine por completo cualquier tipo de espectáculos con animales que causen la muerte directa o indirectamente”, sostiene Cristina Alarcón, vocera del colectivo MAN.

La activista afirma que el CODA no es claro sobre animales para entretenimiento y que actualmente hay “una especie de candado para actividades como peleas de gallos al decir que los Gobiernos Autónomos Descentralizados sean los que regulen”.

Publicidad

También están pidiendo una prohibición a la introducción de fauna silvestre exótica en el territorio nacional. MAN indica que esto se hace porque Ecuador no tiene los recursos ni centros para mantener este tipo de fauna.

“Los casos más controversiales y que realmente demuestran esto son las jirafas de Loja. Una falleció a temprana edad por no tener el tratamiento adecuado y la otra quedó preñada, pero la cría falleció. También sabemos que (otro zoológico) quiere traer hipopótamos descendientes de los que llevó Pablo Escobar a Colombia”, señala Alarcón.

Además, se busca prohibir o crear una veda a la venta de animales de compañía debido a la grave situación de la fauna urbana en el país. Esto se haría hasta que la cantidad de animales en situación de calle disminuya.
“Si no se logra una prohibición total, buscamos que se prohíba la reproducción de ciertas razas que sabemos que tienen problemas físicos complicados”, añade Alarcón.

De hecho, esta semana se planteó un primer paquete de reformas ante la Comisión de Biodiversidad de la Asamblea Nacional. Uno de los puntos expuestos que generó debate fue el de establecer una tasa a la compra y venta de animales de compañía. Los legisladores pidieron un análisis más detallado, ya que esta figura crearía un “impuesto” que sería recaudado por los municipios del país.

También se pidió establecer una licencia para la cría y reproducción de animales de compañía y determinar periodos de cese temporal o definitivo de reproducción y venta de las mascotas. Además, se solicitó que se prohíban los zoológicos que no tengan “fines de conservación en todo el territorio nacional”.

Los proyectos de conservación permitidos incluyen rescate, recuperación, rehabilitación o crianza con fines de liberación.

Otro punto que destaca fue establecer la prohibición de comercializar animales por medios digitales y redes sociales. Este mes, plataformas digitales como Facebook anunciaron controles rigurosos al confirmar que su red social es usada para traficar animales silvestres.

Fue el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), que investigó sobre estas prácticas y encontró más de 2000 publicaciones en las que se ofertaban animales salvajes, tan solo en el país de Birmania. La WWF contabilizó, hasta mayo del 2020, 2143 animales salvajes ofertados en Facebook. (I)