La comisión público-privada que conformó la Presidencia de la República para buscar estrategias de protección de las especies de Galápagos trabaja en varios frentes.

La Cancillería se encarga de impulsar un pronunciamiento regional ante la presencia de la flota china. Mientras que los conservacionistas Yolanda Kakabadse y Roque Sevilla encaminan acciones técnicas de preservación.

Creación de corredor multinacional

La conservacionista Yolanda Kakabadse, quien fue convocada por la Presidencia de la República para que integre esta comisión, le dijo a EL UNIVERSO que las conversaciones con Colombia, Panamá y Costa Rica están avanzadas y cree que antes de diciembre de este año estaría creado oficialmente el corredor marítimo multinacional para proteger a las especies marinas, como tiburones y ballenas, que habitan y migran desde el archipiélago de Galápagos hasta la Isla del Coco (Costa Rica). Dicha zona se convertiría en una gran reserva.

Publicidad

"En este momento cada una de estas áreas protegidas es independiente y entre ellas existen mares internacionales. Entonces, una vez que se pueda proteger este corredor evidentemente se amplía esa área de protección y no pueden pasar por ahí buques pesqueros", explicó la exministra del Ambiente.

Por otro lado, Kakabadse indicó que se debe trabajar en conjunto con los sectores relacionados con la pesca para crear conciencia sobre el consumo sostenible de los recursos, pero en las zonas permitidas.

"Donde se utilicen artes de pesca que sean aceptadas, donde se definan los máximos que se puede pescar y el tipo de peces que se puede obtener en los distintos mares y en qué momentos", propone.

Para aquello, añade, se establecerán canales de comunicación con gremios pesqueros, organizaciones ambientalistas nacionales y extranjeras, y la academia.

Plan para extender derecho del suelo marino

El conservacionista Roque Sevilla comenta que se conforma un grupo de expertos, quienes apoyarán en el tema de la preservación de las especies y el ecosistema.

Los planes de la comisión también se enfocan, indica Sevilla, en la posibilidad de extender la cantidad de millas de suelo marino (plataforma marina) que pertenece a Ecuador.

Publicidad

"Coordinar con la Armada Nacional para completar el mapeo del subsuelo marino de la cordillera que va desde las Galápagos hasta el continente. La intensión de eso es conseguir la ampliación del subsuelo marino desde ambos lados, porque hay cómo ampliarle en vez de 200 millas a 350 millas, de acuerdo con la Convemar (Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar)", explica el exalcalde de Quito.

Sevilla aclara que el Ecuador ganaría derecho sobre el suelo marino, pero no de la columna de agua.

"Sirve para dos cosas, la una es para el aprovechamiento minero, si algún rato se realiza; y la segunda es que luego de tener la base de la tierra podemos nosotros justificar que sería importante proteger la columna de agua porque hay migración de peces", comenta el conservacionista, quien precisa que ese segundo punto aún no consta en la legislación internacional, pero que sería importante considerarlo por cualquier cambio en la normativa a futuro.

Otra estrategia que podría impulsarse, dice Sevilla, pero desde el ámbito diplomático sería un acuerdo que se suscriba entre los países de la región para no abastecer de suministros a las flotas que no son inspeccionadas o reguladas. (I)