La ceniza del volcán Sangay ha provocado que se cierre por varias horas el aeropuerto de Guayaquil el pasado martes. Sin embargo, este no fue el único incidente registrado ya que la noche del miércoles un vuelo de la compañía Spirit tuvo que retornar a Fort Lauderdale y la mañana del jueves el vuelo de Eastern N° 120 que debía cubrir la ruta Miami - Guayaquil fue cancelado.

El Instituto Geofísico informó el miércoles del registro de una nube de ceniza sobre Guayaquil. Por ello, el vuelo de Spirit Airlines que tenía programado su arribo alrededor de las 22:20 al aeropuerto José Joaquín de Olmedo de Guayaquil hizo varias maniobras antes de retornar a Fort Lauderdale.

El aeropuerto de Guayaquil, a través de Tagsa, recordó el peligro que enfrentan las aeronaves al volar entre una nube de ceniza. Mediante sus redes sociales indicaron que si un avión llega a tener contacto con las partículas de ceniza que podrían llegar a acumularse en el motor y formarían una capa vidriosa que provoque que se apague el motor.

Información al pasajero:

"En estos casos, el piloto en conjunto con la aerolínea toma la decisión de continuar o no con la operación establecida", dijo.

La ceniza, producida por la fragmentación de las rocas durante las erupciones, puede provocar problemas a las personas si no se toman algunas medidas de precaución, sin llegar a alarmarse.

Debido a su composición podría causar problemas respiratorios o en la piel. También se debe revisar la afectación que hace en fuentes de agua, comida que tuvo expuesta y en las plantas. (I)