Cuando los bancos y las tarjetas de crédito anunciaron dos meses de gracia para el pago de cuotas hubo alivio en quienes el inicio de la cuarentena por el coronavirus -el 17 de marzo- les coincidó con su fecha de pago. A partir de ese día se difirieron las deudas, pero esos 60 días ya terminan y ahora existe preocupación de doble vía: En los clientes que siguen confinados -con menos o sin ingresos- y en el sistema financiero.

La Asociación de Bancos Privados del Ecuador estima que en todo abril 1,8 millones de clientes optaron por diferir el pago de sus deudas. Los datos concretos con que cuenta son de los quince primeros días de ese mes: $3500 millones quedaron pendientes de pago por parte de 1,2 millones de personas.

Prácticamente un tercio de las deudas quedaron pendientes, pues el total de cuotas que se debían pagar hasta el 15 de abril era de $10 000 millones y no se pagaron $3500 millones, indicó el presidente ejecutivo de la Asobanca, Julio José Prado.

  • El 66 % de las deudas diferidas fueron en el segmento de consumo: 845 000 clientes.
  • En microcréditos fueron 400 000 personas las que dejaron cuotas pendientes por un total de $1300 millones, esto representa el 90 % del total que debía pagarse en ese segmento ($1460 millones).
  • Otros 27 600 deudores de crédito productivo difirieron sus pagos.
  • El diferimiento en créditos inmobiliarios alcanzó a 12 000 clientes.

"Todas esas operaciones no sabemos qué condición de pago tengan cuando ya deban pagar", comenta.

Y es que la situación económica no solo cambió por la pandemia sino por sus consecuencias: Más de 432 000 trabajadores entraron a suspensión laboral, siguen recibiendo su sueldo pero algunos no. En 5700 empresas se redujo la jornada laboral y en consecuencia el sueldo.

En algún momento vamos a tener que pagar y ahí es cuando las cosas se van a poner complicadas", Ruth Arregui, superintendenta de Bancos

La superintendenta de Bancos, Ruth Arregui, explica que no se pueden cobrar tres cuotas de golpe.

Por ello hay más opciones para reprogramar. Pasados los dos meses de gracia se puede volver a tomar contacto con la institución para hacerlo.

Por ejemplo, Diners Club dio como opción al inicio de la pandemia diferir los pagos por 60 días, pero terminado ese plazo, si el cliente aún no puede cubrir sus pagos puede llamar para reprogramar, indican en el Call Center de la entidad.

Banco del Pichincha realizó una encuesta a sus clientes sobre las medidas que tomó para hacer frente a la emergencia sanitaria: