A unos $5000 millones podría ascender la pérdida comercial en Quito durante la cuarentena por el coronavirus. Durante los primeros días de confinamiento, que inició a mediados de marzo, hubo pérdidas por alrededor de $940 millones.

Así lo estimó Patricio Alarcón, presidente de la Cámara de Comercio de Quito (CCQ), en la sesión virtual del Concejo Metropolitano, que se realizó este martes 12 de mayo, donde intervino.

"Tiene que haber un equilibro, la salud es importante pero no podemos permitir que siga aumentando el desempleo, que siga aumentando la pobreza", agregó Alarcón.

El representante gremial presentó una proyección, la cual atribuyó al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que señalaba que hasta junio Ecuador podría perder 138 000 fuentes de empleo, hasta diciembre 250.000 y en un año alrededor de 500 000.

Alarcón acotó que el 70% de las actividades siguen paralizadas y las pérdidas aumentan. Añadió que las empresas ya no cuentan con liquidez, tanto grandes como micro, pequeñas y medianas.

El dirigente afirmó que no tienen ningún respaldo gubernamental y por ello debe haber reactivación económica. Planteó que, cumpliendo con los protocolos adecuados, como el distanciamiento social, la toma de temperatura, transporte propio, se active de inmediato la mayor cantidad de sectores y negocios.

También señaló que con una adecuada apertura comercial se logrará evitar la aglomeración de personas.

El concejal Bernardo Abad manifestó, a través de su cuenta de Twiter, que ha pedido al alcalde de Quito, Jorge Yunda, que como presidente del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Metropolitano, analice lo más pronto posible el cambio de color de semáforo rojo a amarillo en Quito para que, de manera ordenada, se reactive la economía de la ciudad.