A pocas horas de la desactivación de la Fuerza de Tarea Conjunta Guayas (FTC), el comandante encargado de la Fuerza, contralmirante Alejandro Villacís, realiza una evaluación del trabajo desempeñado por 2600 militares, en esta provincia, a causa de la emergencia sanitaria y el estado de excepción, declarados por el gobierno para contrarrestar el COVID-19, en Ecuador.

En entrevista con EL UNIVERSO, Villacís explica que la FTC fue conformada por 5200 hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas, Policía Nacional, Comisión de Tránsito del Ecuador y Agencia Municipal de Tránsito, que estuvieron en operaciones durante 55 días, desde el 20 de marzo, de esta cantidad, 2600 son militares.

Villacís señala que las primeras dos tareas que les encomendaron a los militares dentro de la FTC fueron: restringir la movilidad peatonal y vehicular y generar conciencia ciudadana para la prevención del contagio. Para la primera se establecieron 22 puntos fijos y 24 patrullajes móviles y se logró restringir el 95% de la movilidad en el horario del toque de queda. Para la segunda, se emitieron boletines, ruedas de prensa, sobrevuelos en helicópteros, hojas volantes y patrullajes masivos.

Pero, a los pocos días de creada la FTC y a causa de la acumulación de cadáveres, el Comité de Operaciones Especiales nacional (COE-N) les dispusó una tercera tarea: manipulación y disposición de cadáveres, que se subdividía en tres: transporte de cadáveres, entrega de actas de defunción y la inhumación y sepelio.

Publicidad

Se estableció que los militares se ocupen del transporte de cadáveres de domicilios y calles a las morgues en 22 cantones de la provincia del Guayas, excepto Guayaquil, Samborondón, Durán y Daule, de los que se hacían cargo el resto de instituciones de la Fuerza. Esta tarea les fue suspendida porque entre el 25 y 27 de marzo se reportaron 28 personas para trasladar de los cantones de la provincia hacia Guayaquil, pero terminaron trasladando una persona, debido a que las otras 27 ya las habían sepultado los familiares en sus cantones.

Las otras dos subtareas: entrega de actas de defunción y la inhumación y el sepelio (sepultura) de los cuerpos ya las hicieron en Guayaquil, Samborondón, Durán y Daule.

Elevado número de sepelios

En 42 días, desde el 30 de marzo, sepultaron a 1396 personas, un promedio de 33 personas por día. El registro diario más alto se produjo el 16 de abril con 171 personas sepultadas. Además, entregaron 1034 actas de defunción, un promedio de 25 diarias. Solo el 5 de abril, entregaron 76 actas, el registro diario más alto durante este período.

"Ahora las cifras parecen pequeñas, pero recordemos que han transcurrido 42 días... en los últimos 10 días se ha sepultado en promedio una persona diaria. Significa que hubo unos días tope y, conforme la FTC fue cumpliendo su tarea, se fue regularizando este tema de los sepelios y lo mismo fue con las actas de defunción... los últimos diez días ya hemos entregado apenas unas 6 diarias", declaró el contralmirante.

Luego se les otorgó una cuarta tarea, dispuesto por el COE-N: prevenir posibles saqueos en lugares críticos y apoyo a la Policía Nacional en posibles fugas carcelarias en los cuatro cantones mencionados, incluyendo la Penitenciaría del Litoral que tiene cerca de 15 000 personas privadas de la libertad.

Participación de Boinas Rojas

Para esta tarea en específico fueron trasladados desde Latacunga (Cotopaxi) 120 Boinas Rojas, fuerzas especiales y también se utilizó a la Infantería de Marina, que reforzó el trabajo militar durante 45 días. Se hicieron varios simulacros con al menos 800 uniformados. El pasado sábado, los Boinas Rojas retornaron a Latacunga.

Publicidad

Villacís informa que, en este tiempo, sí se registró una "alerta real" de posible fuga de la Penitenciaría y actuaron con 800 uniformados. "No se produjo nada y se mantuvo el control de ese centro de Rehabilitación Social, tampoco se produjo ningún saqueo en Guayas, ese es el resultado producto de nuestra intervención", agrega.

La quinta y última tarea que les encomendaron fue la protección a convoys humanitarios, logísticos, de exportación y de víveres de primera necesidad. En logística humanitaria se protegió la salida de ciudadanos peruanos y argentinos que se encontraban en diferentes partes del país. Se protegieron aproximadamente 5000 contenedores de exportación.

Se utilizaron helicópteros en al menos nueve vuelos junto a drones, lanchas ribereñas en el Río Daule, cerca de la Penitenciaría del Litoral, no menos de 200 vehículos entre camionetas, jeeps, camiones medianos y camiones grandes.

El contralmirante aclara que si bien se desactiva la Fuerza de Tarea Conjunta Guayas, el dispositivo militar en el número de 2600 efectivos no se retira de esta provincia, pues pertenecen al comando natural que opera en esta provincia, el Comando Operacional No. 2 Occidental, a cargo del contralmirante Daniel Ginez, seguirán dando seguridad y control a la población. (I)