Al menos ocho suicidios se han registrado a nivel nacional durante 24 horas, entre la mañana del martes y las primeras horas del miércoles, en medio de la pandemia por el coronavirus que mantiene a la población aislada y con serios problemas para generar ingresos y adquirir alimentos.

Dos de los casos ocurrieron en Guayaquil, donde el fiscal Víctor González acudió a los levantamientos y confirmó que se trataba de dos hombres que se habían ahorcado. Se colgaron de vigas de sus casas. Al parecer el primero, ocurrido en el Guasmo sur, acababa de separarse de su pareja durante la cuarentena y estaba pasando mal.

En el segundo caso, dijo González, se trataba de un hombre que arreglaba ventiladores para sobrevivir y que no tenía ingresos para sostener a su familia. Ocurrió en la cooperativa Janeth Toral, en el noroeste.

Aunque en Guayaquil tener dos suicidios no alarma a las autoridades porque semanalmente al menos se reportan unos cinco casos, considerando la crisis económica, social y hasta psicológica por la que estamos pasando, sí es una señal de alerta, dicen los psicólogos Cristian Arias y Samuel Merlano.

Publicidad

Estos profesionales advierten que primero hay que diferenciar la depresión de la melancolía. Dicen que la depresión es un trastorno del estado de ánimo, por múltiples motivos y puede ser transitorio. La melancolía trastorna el estado de ánimo en su máxima expresión hacia un deseo permanente de no querer vivir.

Es algo que afecta incluso a los más pequeños. Como ocurrió este martes en Guamote, provincia del Chimborazo, donde un niño de 9 años se habría colgado de un árbol afuera de su casa. Su padre llamó a las autoridades luego de supuestamente encontrar a su hijo colgado la mañana del martes. El niño había usado una camiseta.

Estas historias se han repetido en varias localidades de la provincia de Los Ríos. En Buena Fe, un hombre se colgó en su habitación. Él tenía síntomas de COVID-19 y había permanecido días aislado para no contagiar a su familia. Su cuerpo fue hallado por su esposa cuando le quería pasar la comida.

La triste escena se repitió en Vinces, donde un hombre identificado como Marcelo Vergara se colgó en un inmueble de construcción mixta.

Cerca de ahí, en Babahoyo, una mujer de 48 años, identificada como Mildred Garófalo Argüello, tomó la fatal decisión y también se habría colgado.

Otra fémina que terminó con su vida durante la jornada del martes fue Sany Cuji Cerda, ella tenía 22 años y vivía en Tena. Según la Policía, usó el cable de una extensión para colgarse en una habitación de su casa que estaba en construcción.

Publicidad

Los profesionales consultados consideran importante que la familia esté alerta ante ciertas señales:

1. Los miembros de la familia deben ser fuente de apoyo, de soporte, procurando tener interacciones saludables. Un ambiente hostil es el peor escenario para una persona con estos problemas emocionales.

2. El hogar debe ser un ambiente de confianza, donde puedo hablar de preocupaciones y sentimientos libremente, sin ser criticado ni juzgado.

3. No se deben subestimar los sentimientos de nadie.

4. Evitar frases muy comunes como ‘no pasa nada’, ‘no es para tanto’, ‘la vida sigue’, ‘pon de tu parte’, puesto que generan presión en la persona, además de invalidar lo que sienten. Reemplazar esos dichos por frases empáticas ‘comprendo que esto es difícil para ti’, ‘dime cómo puedo ayudarte, qué puedo hacer por ti’. Mostrar interés y empatía.

5. Prestar mucha atención a las conductas y frases de estas personas que son la mayor alerta: dificultad para dormir o exceso de sueño, aislamiento, desmotivación, reniegan constantemente de la vida, desinterés por todo, apatía, irritabilidad, conductas falsas para simular que no pasa nada, bajo rendimiento escolar, dificultades en la sexualidad, consumo de alcohol o drogas.

Hallaron colgado a padrastro detenido
Suspendido de una sábana se encontró el cuerpo de Joffre C. V., sospechoso de violar y asesinar a su hijastra de 14 meses El hoy occiso guardaba prisión en el Centro de Rehabilitación Social, CRS, Bellavista.

Según un reporte policial, hasta las 16:30 del martes el interno fue visto con vida en una celda de mínima seguridad. A las 18:00 cuando se pasó lista ya no contestó y fue encontrado sin vida, suspendido desde el cuello con una sábana que estaba amarrada desde unos barrotes.

Joffre tenía 25 años y el crimen del que se lo acusaba ocurrió en la parroquia La Bramadora (El Carmen - Manabí). Días atrás el reo denunció que siete internos lo habrían violado.

Aplicativo móvil

El hospital de Neurociencias desarrolló el año pasado una aplicación de auxilio psicológico llamada ÁnimaEC, mediante la cual se brinda el apoyo y la contención necesaria a las personas con pensamientos suicidas y con cuadros de depresión.

Los usuarios solo deberán ingresar su número de celular y cada tres meses se analizan los indicadores de efectividad de la app. Está disponible en App Store. (I)