El ministro de Producción, Iván Ontaneda, aseguró que el impacto en el empleo por el coronavirus en Ecuador podría ser muy fuerte. Aseguró que 508 000 personas podrían entrar al desempleo y, el incremento de esta tasa sería del 9 % al 10 %, cuando en diciembre de 2019 dicho porcentaje era del 3.8 % a escala nacional. También dijo que la informalidad crecería en 233 000 personas, lo cual elevaría la tasa también un 9% o 10%, según datos entregados por el Banco Mundial.

Lo dijo durante la comparecencia de esta tarde, ante la Comisión de Desarrollo Económico, en el contexto del tratamiento de la Ley de Apoyo Humanitario, que el Ejecutivo espera sea aprobado por la Asamblea de manera expedita. Los datos fueron un llamado de atención a los asambleístas para sensibilizar sobre la necesidad de aprobar la ley que contiene, entre otros puntos, un segmento de reformas laborales que permiten llegar a acuerdos entre trabajadores y empleadores para modular la jornada de trabajo e incluso salarios.

Agregó que las propuestas de reactivación, que trae la ley, están enfocadas en canalizar el ahorro interno para atención de la emergencia y sector productivo; implementar un régimen temporal para el sostenimiento del empleo; acordar entre las partes los pagos y cobros de obligaciones en todos los aspectos.

También explicó que los destinos de los fondos de la Cuenta Humanitaria se dirigirán a la prevención y mitigación de los impactos económicos y sociales de la emergencia sanitaria, reactivación económica y productiva, apoyo a emprendedores y exportadores y reactivación productiva en los sectores afectados por la emergencia sanitaria.

Publicidad

El secretario de Estado, señaló que cualquier propuesta productiva de dar créditos a pequeñas y medianas empresas es recomendable, así como también brindar incentivos e inyectar recursos, pero por ahora el país no cuenta con ese dinero y para eso se han establecido acercamientos con organismos internacionales que garanticen la entrega de dinero. Recalcó que el Ecuador necesita cerca de $ 9 000 millones para atender la crisis.

De su parte, el ministro de Finanzas, Richard Martínez, hizo un llamado para buscar alternativas, acercar posiciones, llegar a consensos y aprobar la ley; apuntó que el proyecto puede ser mejorado con aportes de varios sectores y de la Asamblea. Así mismo, dijo que no sería viable dejar de lado este instrumento que pretende empujar la política económica compleja que ahora atraviesa el país.

Sobre el nuevo régimen laboral, explicó que el acuerdo entre las partes planteado, no podrá ser aplicado por las empresas que estén bien y puedan funcionar sin concesiones de otras partes no necesitan estar en este proceso, se acogerían las que en ausencia de acuerdos cerrarían y quebrarían. Destacó que si la empresa no llega a un acuerdo y debe entrar a liquidación se protegerá primero a los trabajadores.

También, dijo que habrá sanciones para los socios y accionistas que engañen a los trabajadores o que perjudiquen a la empresa en su propio beneficio. Señaló que los estímulos gubernamentales estarán enfocados en apoyar principalmente a las empresas que lleguen a acuerdos.

El ministro Martínez también explicó cómo funcionará la Cuenta de Asistencia Humanitaria y las Medidas de Bienestar Social, entre ellas, reducción de pensiones, suspensión temporal de desahucio a inquilinos y cobertura de pólizas de salud.

El ministro de Finanzas dejó claro que la contribución de las empresas aplica para aquellas cuyas utilidades fueron superiores al millón de dólares, por lo tanto, no aplica a pequeñas empresas, no se puede hablar de impacto generalizado, dijo.

Así mismo, sostuvo que 11 millones de dólares están presupuestados para la aplicación de pruebas rápidas de Covid-19. Destacó que hasta el momento al sector salud se ha entregado 400 millones de dólares.