Las últimas dos semanas varios grupos de profesionales ecuatorianos han presentado proyectos de respiradores artificiales en medio de la emergencia sanitaria que vive Ecuador por la pandemia de coronavirus COVID-19.

Uno de esos grupos está trabajando con personas de otro países en el proyecto OpenVenti, con el que quieren fabricar respiradores de bajo costo para ayudar en la emergencia actual.

Hacen esto tomando en cuenta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dicho que el 14% de los infectados a nivel mundial van a tener síntomas severos y 6% síntomas críticos, y uno de los implementos más esenciales para asistir en estos casos en que pacientes desarrollen insuficiencia respiratoria son los respiradores, que suelen ser escasos en las casas de salud del país.

"Los ventiladores estarán disponibles para ser canalizados a través de organizaciones de ayuda al esfuerzo de lucha contra el Covid-19, lo que incluye hospitales", dice Paúl Estrella, ingeniero industrial graduado de la Espol y coordinador de comunicación del proyecto.

Publicidad

De acuerdo con los creadores del proyecto OpenVenti, el proyecto integra los esfuerzos de individuos y organizaciones de sector público y privado, para obtener la infrastructura y recursos necesarios para aplicar el conocimiento y experiencia del equipo.

"Se tiene ya los diseños preliminares del dispositivo y sus componentes de software, y al ritmo de trabajo que tenemos, esperamos ya tener el primer prototipo operativo y realizando sus primeras pruebas dentro de los próximos 10 días. Luego esperamos tener las primeras unidades en 3 semanas. El objetivo es llegar a $350-$400 por ventilador artificial", agrega Estrella.

El objetivo del equipo es empezar con 200 unidades y luego aumentar la producción gradualmente hasta poder llegar a 5000.

El banquero y político Guillermo Lasso publicó el jueves que se han comprometido a pedir 100 respiradores que serán adquiridos con las donaciones de la iniciativa #SalvarVidasEC.

El diseño que han hecho podría reproducirse en los países latinoamericanos que tienen dificultades para importar respiradores.

Esto, debido a que el proyecto se desarrolla en una plataforma de trabajo colaborativo con 300 profesionales multidisciplnarios (software, electrónica, mecánica neumática, diseño para la manufactura y pruebas) reúnidos a través de la plataforma Slack.

El equipo recibe las donaciones a través de su sitio web openventi.org y ahí mismo indican que el proyecto no tiene fines de lucro y que los aportes serán auditados por la empres Price Waterhouse Coopers (PWC). (I)