El uso excesivo del teléfono celular en los niños puede afectar su salud mental, física y psicológica, según varios estudios y especialistas.

En el país y a nivel mundial su demanda va en aumento, ya sea en las actividades diarias o como una distracción, en menores y adultos.

En Ecuador, en el 2013 una Encuesta de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) reveló que el 51,3% de la población de 5 años y más tenía por lo menos un celular activado. En el 2011 ese porcentaje era del 46,6%.

A finales del 2016 el 57.74% de personas tenían un teléfono celular, es decir, más de la mitad de la población, según datos del Observatorio TIC del Ministerio de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (Mintel).

Publicidad

De ahí la necesidad de que los adultos, padres de familia, establezcan límites o reglas a los menores para evitar daños en su salud.

Varios especialistas consideran que los menores de tres años no deberían tener acceso a dispositivos como los celulares.

Sobrepeso

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que durante los últimos años aumentaron los casos de obesidad en niños y adolescentes, directamente relacionado con la falta de actividad física por el uso del celular. Se determinó que un tercio de los adolescentes entre 13 y 15 años de edad presentaban problemas de sobrepeso, según una nota en el sitio web de Tiempo Digital.

En el 2019 la OMS dio nuevas directrices sobre actividad física, sedentarismo y sueño para niños menores de 5 años, elaboradas por un comité de expertos de la OMS.

En este informe se evaluaron los efectos que tienen en los niños pequeños un sueño inadecuado y el tiempo que pasan sentados mirando pantallas o sujetos en sillas y carritos.

Según las nuevas directrices "el patrón de actividad general a lo largo de las 24 horas del día es clave: hay que reemplazar los periodos prolongados en que los niños pequeños permanecen sujetos o dedicados a actividades sedentarias frente a una pantalla por juegos más activos".

Publicidad

La OMS recomienda que en niños de tres a cuatro años "el tiempo dedicado a actividades sedentarias frente a una pantalla no debe exceder de una hora".

Trastornos del sueño

El uso de celulares, tablets u otros dispositivos electrónicos dos o tres horas antes de dormir puede provocar en niños y adolescentes falta de sueño y por consiguiente generar dolores de cabeza, problemas de concentración en los estudios y hasta irritabilidad, según especialistas.

Hiperestimulación

A los menores de dos años expuestos a dispositivos electrónicos les puede provocar hiperestimulación sensorial y la parte neurológica se ve afectada por lo que no duermen adecuadamente.

Calambres en brazos y manos

Según un nota online publicada por Infobae, los menores pueden llegar a padecer RSI (Repetitive Strain Injury) o Lesiones por Movimientos Repetitivos (LMR).

"Las manos son las más perjudicadas, seguidas por las muñecas, los codos y los hombros. Las lesiones, principalmente, se generan en los tendones lo que provoca la inflamación de los mismos e influye en la sensibilidad", dice Carlos Lupotti, médico traumatólogo especialista en Cirugía de Mano y Reconstructiva de Miembro Superior y miembro de la Clínica para el Diagnóstico y Tratamiento de Patología de Hombro, Codo y Mano de Buenos Aires (CLIMBA).

Aislamiento social

Los niños se aislan de su entorno social. Su uso sin control puede generar dificultad para relacionarse con otros niños o para adaptarse a diferentes entornos. Psicólogos clínicos recomiendan a los padres ejercer una supervisión.

Déficit visual

La exposición continua a las pantallas de los celulares a temprana edad puede provocar problemas como miopía o astigmatismo.

Según especialistas, el primer chequeo visual debe ser a partir de los cinco años así no se presente molestia. También se aconseja una visita frecuente al especialista como una medida de prevención.

A esto se suma la inquietud de si los celulares podrían provocar o no tumores que afecten el cerebro.

Un artículo on line publicado en el 2018 en BBCMundo sobre cuáles son los teléfonos móviles que emiten más radiación y qué puedes hacer al respecto, menciona que la Sociedad Americana Contra El Cáncer (ACS, por su sigla en inglés) explica en su sitio web que "la inquietud se concentra en si los teléfonos celulares podrían incrementar el riesgo de desarrollar tumores en el cerebro o en la región de la cabeza y cuello".

Aunque este organismo "afirma que las ondas emitidas por los celulares 'no son lo suficientemente intensas como para ocasionar daños en el ADN de forma directa o calentar los tejidos corporales', también dice que 'no está claro cómo los teléfonos celulares podrían causar cáncer' y que hay estudios que respaldan esa idea, aunque por ahora no tienen suficiente evidencia". (I)