Las empresas cada día les toca pasar la prueba de fuego de seguir operativas desde las casas de sus trabajadores. El teletrabajo no era muy común antes de la emergencia por el coronavirus, ahora hay 1238 compañías que lo aplican con 253 247 trabajadores, antes era con 15 000.

Hace un par de semanas las compañías se reunieron con su personal para socializar las medidas ante la situación que se veía venir y que se dio el 17 de marzo: la suspensión de la jornada laboral presencial. Unas dieron equipos a su personal para que se conecten desde casa. Otras instalaron softwares y aplicaciones para videoconferencias.

Diario EL UNIVERSO acogió el teletrabajo y es así que la información sigue fluyendo. La adaptación es satisfactoria, aunque la implementación fue un desafío, dice René Cárdenas, subgerente del área de Recursos Humanos.

Cuenta que la compañía aplicó el teletrabajo con poco personal en 2019 como parte de un plan piloto, el cual ayudó para enfrentar la actual situación.

Publicidad

Diario EL UNIVERSO en su razón social incluye a diario Súper, diario Qué, revistas e impresos comerciales. Y una de sus filiales es Radio City.

En total son 450 trabajadores y ellos fueron divididos en tres categorías, según su actividad: 28 % labora de manera parcial (unos días en oficina y otras en casa), 31 % trabaja siempre en planta al realizar tareas operativas y el 42 % está permanentemente en casa. Redacción y Comercial son las áreas que más realizan teletrabajo.

Además, estas medidas apuntaron a reducir el estrés: “Nuestros pensamientos eran ‘ellos van a tener que lidiar con el estrés de venir a las instalaciones (...)’, entonces yo creo que (el teletrabajo) iba a ayudar bastante a que las personas estén tranquilas con sus familias cuidándolas; que sean productivas y que la operación del Diario tampoco se detenga”.

El personal de cada área o departamento usa WhatsApp para comunicarse e inclusive se crean grupos. También utilizan herramientas de Google para enviar archivos. Abel Viteri, jefe de Sistemas, dice que el COVID-19 planteó retos en instalación del sistema editorial, pero estos fueron superados.

Para empresas y su personal el teletrabajo tiene ventajas como estar con la familia en emergencia, pero el tiempo se complica al estar a expensas de conexión, chats, correos, y por las tareas de casa.

Ahora se llama a clientes desde casa

Hace un año, ARA Asesores de Seguros se estrenó implementando el teletrabajo con un grupo de trabajadores, pero la emergencia sanitaria forzó a que se realice en un 100 %. Desde casa el personal es capacitado y cumple con las tareas asignadas, indica Abdón Rodríguez, gerente de la compañía.

Publicidad

La empresa tiene sus oficinas en el barrio Centenario, en Guayaquil, y allí laboraban cinco personas hasta el pasado 16 de marzo. Ahora diez trabajadores de las áreas de Gerencia, Contabilidad, Administración, Ventas y Sistemas producen en sus domicilios, es decir, todo el personal.

De lunes a viernes se conectan, varias veces al día, por la aplicación Zoom, para recibir una capacitación y dialogar sobre las tareas, que son colocadas en el programa CRM.

”Ahí ellos ingresan los datos de los clientes que se van grabando y lo que tienen que hacer. Por ejemplo: a las 10:00 llamo al cliente tal”, explica Rodríguez e indica que de esa forma monitorea las actividades.

Para comunicarse con el personal o con los clientes que buscan un seguro de salud o vehículo también usan la herramienta Zoom y WhatsApp Business. No necesariamente la llamada telefónica.

Rodríguez cree que su experiencia anterior con el teletrabajo le sirve para sobrellevar la actual situación.

No se mide horario sino los resultados

Para John Hidalgo, director de Audit Corporate, el cumplimiento en teletrabajo y con una emergencia sanitaria es imposible medirlo por horarios.

Cree que lo correcto es ver los resultados.

“Como esto (teletrabajo) es la primera vez al 100 %, es imposible pedir un nivel de rendimiento alto porque dependen de la información de los clientes y si los clientes no te envían información, tu productividad puede llegar al 50 %, 70 %, 80 %, es complicado el 100 %”.

En Audit Corporate no se registra digitalmente el ingreso ni salida, se establecen cumplimientos de trabajo.

La empresa lleva operando siete años en Guayaquil y se dedica a brindar servicios de auditoría externa.

Tiene 20 trabajadores divididos en las áreas de administración, logística, auditoría, asistencia y otras.

Hidalgo menciona que aplican el teletrabajo desde el pasado 16 de marzo y que un día antes por videoconferencia se habló con el personal de las medidas que se adoptarían.

Cuenta que cada personal llevó una laptop de la compañía a su casa.

Ellos actualmente usan el software Datev para guardar información de auditorías y la aplicación Zoom para comunicarse con sus jefes directos.

También suelen dialogar en grupos de WhatsApp o hacer videollamadas por Skype, pero muy poco desde esta última plataforma, dice Hidalgo, porque exige bastante conexión y ese suele ser un inconveniente.

El email es en casos puntuales, como reportar un problema técnico, aunque indica que esto al momento no ha ocurrido.

“Al manejar un grupo no tan grande es mucho más fácil y la gente se adapta al sistema, pero con empleados de 400, 500, no todos pueden aplicar teletrabajo. En las áreas productivas son las que están al 100 % y no aplican, pero en nuestro caso es manejable porque usamos un 95 % de tecnología”.

Laptop, audífono, mouse para cada trabajador

Giovanna Vásquez, directora de Recursos Humanos de Roche, dice que la implementación del teletrabajo no es nueva. El trabajo en casa se hacía una vez a la semana desde el 2019.

Pero con la emergencia sanitaria optaron, el 9 de marzo, por enviar a teletrabajar al grupo vulnerable de la empresa, esto es, 54 personas. Y el 16 de marzo al resto: 141 personas.

Señala que cada colaborador cuenta con equipos otorgados por la empresa, como laptop, audífonos, mouse, entre otros.

“El 100 % tienen laptop para que hagan un trabajo remoto”, dice y agrega que usan Hangouts Meets, Hangouts Chat para reuniones. Además, emplean Trello, Jamboard, Smartsheet para labor corporativa.

“La base de nuestro trabajo es el cumplimiento de objetivos y la confianza de cada colaborador que planifica al inicio y prepara su agenda de trabajo en base a objetivos que tenemos”, explica Vásquez.

Colapso de redes dificulta teletrabajo

El fallo de la conexión a internet y no controlar los tiempos como ocurre estando en una oficina son inconvenientes que suelen darse cuando se labora desde casa, según Cristina Herrera, coordinadora de comunicación audiovisual en Icare Inteligencia Comunicacional.

Aunque destaca una serie de beneficios como compartir en familia y más en esta emergencia sanitaria.

Ella, al igual que otros cinco colaboradores vienen trabajando en el gabinete de comunicación y asesoría desde el pasado 17 de marzo en sus domicilios, en Quito.

“En Icare nos hemos acogido al teletrabajo no solo por un tema coyuntural, sino que hemos adoptado esta medida desde hace varios años, adaptándonos a las nuevas realidades de la sociedad. De forma regular el personal puede acogerse a esta modalidad una vez por semana y es un tiempo para compartir con la familia”, manifiesta.

Usan varias herramientas tecnológicas, como WhatsApp, Signal, correo electrónico y hacen videoconferencia a través de Meet de Gmail para reunirse y conversar con sus clientes, de Quito y Guayaquil.

Todos tienen laptops y plan de celular que les provee la empresa para cumplir su jornada laboral.

“Todos contamos con wifi desde casa y en el caso de una persona que realiza edición de videos y diseño gráfico cuenta con una computadora apta para estos trabajos”, explica e indica que al momento no han presentado inconvenientes técnicos.

Señala que con teletrabajo se labora en función de resultados más que horarios: “Creemos que el teletrabajo es una opción para nosotros; sin embargo, sí es difícil pensar en hacer solamente un trabajo desde casa. Parte del trabajo es la interacción con varios públicos, ruedas de prensa, eventos. En tiempos como estos debemos repensar la forma de hacer las cosas y establecer nuevas estrategias, ese es nuestro trabajo”. (I)