Este podría ser un artículo sobre el perfil psicológico de los guayaquileños, que busque explicar las acciones frente a la pandemia del COVID19 y justifique las compras irracionales de papel higiénico, el incumplimiento del #QuédateEnCasa, la virulencia de las posturas opuestas en redes sociales o la viveza del falsificador de placas para circular en el toque de queda.

Pero el desabastecimiento de papel higiénico sucedió también en Japón, Francia, Italia, Inglaterra, Estados Unidos, Argentina. El incumplimiento del aislamiento social sucedió también en Samborondón o Miami.

Por tanto este artículo podría ser sobre los latinoamericanos, los millenials, o los políticos. Pero como es un artículo tonto, será una generalización.

En 1976 el italiano Carlos M. Cipolla escribió un texto corto, filosófico, de reproducción gratuita. Googleenlo como “Las leyes básicas de la estupidez humana”. Primera ley: subestimamos el número de individuos estúpidos en circulación.

Publicidad

Einstein ya nos advertía de ello. “Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro.”

¿Comprar papel higiénico en grandes cantidades, para enfrentar la pandemia, cuando se desconocen síntomas estomacales del COVID19… es estúpido?

¿O es miedo que activó el modo supervivencia-de-la-especie?

El temor frente a la cuarentena o medidas de aislamiento más generalizadas, hizo que muchos compraran muchos productos básicos de higiene y limpieza, en un efecto contagio.

Se llama FoMO. Son las siglas del inglés para “Fear of Missing Out”, que es el temor a quedar fuera de alguna situación.

Nadie quería quedarse sin papel higiénico, máxime cuando se veían perchas vacías.

Publicidad

Otra explicación es que el COVID19 amenaza nuestro estilo de vida consumista.

Comprar papel sanitario dejó de ser una compra por salubridad; de manera inconsciente, se convirtió en la expresión de defensa de nuestro estilo de vida moderno.

Cipolla sostenía que la gente estúpida -sin ánimo de ofender- es irracional y causa problemas a otros sin aparente beneficio para sí mismos.

¿Romper el cerco epidemiológico, e incumplir con el Toque de Queda, para ir a una fiesta de graduación que se organizó hace meses?

¿Activar el call center de la marca para llamar a cobrar a casa, aprovechando el #QuédateEnTuCasa?

¿Salir cinco minutos al parque a tomar aire fresco, incumpliendo el Toque de Queda?

Pues esto es serio. Por favor: #QuédateEnLaCasa