El maquillaje es una industria gigante cuyos insumos, procesos y empaques generan gran contaminación. Sin embargo, poco a poco aparecen alternativas amigables con el ambiente.

Toma conciencia

Cada vez que eliges un labial, delineador, blush, rimel, una base, sombra o cualquier otro cosmético, estás eligiendo también los ingredientes de dicho producto y el empaque que lo contiene. ¿De dónde vienen y a dónde? El proceso impacto global. 

Aquellos productos con pequeñas partículas que brillan, usualmente tienen microplásticos. Muchos bálsamos o lápices para labios contienen derivados del petróleo. Gran parte de los maquillajes utilizan aceite de palma que, de no ser obtenido bajo prácticas de responsabilidad ambiental y comercio justo, podría estar fomentando la deforestación de bosques vírgenes, la pérdida del hábitat de orangutanes u otras especies, en el aumento del trabajo infantil, entre otras consecuencias fatales.

Aunque los empaques de maquillaje parezcan pequeños e insignificantes, no lo son. Estos se suman a los miles de millones de toneladas de desechos que terminan en los océanos, al igual que los residuos que se van en el agua al lavarse el rostro y que afectan a los corales, peces, tortugas u otras especies marinas. 

Publicidad

Pasa a la acción

Hay maquillaje elaborado totalmente con productos naturales, hay otros que aunque mezclan insumos sintéticos dejan fuera los tan peligrosos microplásticos o sustancias que contaminan el agua y los suelos, hay alternativas en envases reutilizables o biodegradables y marcas que aseguran no ser testeadas en animales, con prácticas de responsabilidad ambiental y comercio justo. Todos estos detalles suman a la conservación del planeta.

  • Lee las etiquetas. Evita productos que contengan microplásticos, parabenos, parafinas, siliconas, petrolatum, sulfatos, conservantes artificiales, aluminio o PEG's, principalmente.  
  • Fíjate en las cantidades. De acuerdo a las leyes internacionales, en las etiquetas de los cosméticos deben aparecer los ingredientes ordenados de mayor a menor porcentaje. Algunos productos se venden como “naturales” porque contienen un ingrediente natural, pero si este es el último en la etiqueta, probablemente apenas representa el 1% de todo el contenido y es un engaño publicitario.
  • Prefiere los productos que reconozcas como naturales. En cosmética ecoamigable es común el uso de óxido de zinc y dióxido de titanio, que son sustancias minerales que no se absorben a través de la piel y que de llegar a los océanos no afectarán a los corales.
  • Atención a los empaques. De ser posible, elige productos en envases que puedas rellenar con el mismo producto, reutilizar, elaborado con plástico reciclado o con insumos biodegradables. Sí hay opciones disponibles en Ecuador, es cuestión de buscar y pedir el producto en las tiendas de cosméticos. Cuando los consumidores demandan cosméticos con responsabilidad ambiental, es más probable que los comerciantes empiecen a ofrecerlos y se acelera el acceso a ellos. 
  • Consume lo necesario. No necesitas tantos labiales, sombras, iluminadores, bronceadores, rimel u otros. La piel necesita respirar y un cutis sano es mejor que cualquier cosmético. 
  • Infórmate con profesionales. Nassim Smith, especialista en cosmética natural y creadora de la marca Artysia, nos invitó a su curso de maquillaje, donde compartió conceptos básicos sobre maquillaje natural y algunas recetas para que quien quiera emprender en esta área pueda desarrollar sus propios productos y existan más alternativas ecoamigables en el país. 

Crea el hábito

Acostúmbrate a leer las etiquetas, investiga qué es cada ingrediente, consulta sobre cosmética natural, conversa con tus amistades sobre el tema, prefiere los productos naturales. 

Receta para bálsamo labial (creada por Nassim Smith)

Nassim recuerda tener interés por la cosmética natural desde niña. Ella le preguntaba a sus abuelas o personas mayores que la rodeaban qué usaban para cuidar la piel. Más tarde, experimentó problemas de acné y alergias a ciertos ingredientes usados en cosmética convencional.

Entonces decidió aprender y desarrollar su propio maquillaje y productos para el cuidado de la piel. Es creadora de la marca Artysia, que tiene como propósito crear productos naturales y con bajo impacto ambiental.

Además, se dedica a desarrollar productos para otras marcas con el mismo objetivo y dar talleres sobre la elaboración de maquillaje, cremas, entre otros. 

Ingredientes

  • 1 1/2 de cucharadita de aceite de jojoba
  • 1/2 de cucharadita de cera de abeja
  • 1/4 de cucharadita de manteca de karité
  • 2 gotas de aceite esencial de menta

Paso a paso

  • A baño maría derretir la cera de abeja y manteca de karité, en recipientes separados
  • Mezclar todos los aceites y ceras
  • Añadir al final de las gotas de aceite de menta
  • Colocar en recipientes personales y dejar enfriar

Es más fácil de lo que crees. Vamos a convertir nuestro universo en un EcoUniverso. (F)