Delegados de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Conferencia Episcopal Ecuatoriana y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) actúan desde el martes como mediadores entre los sectores indígenas y sindicales y el gobierno de Lenín Moreno para buscar acuerdos; esto luego de las protestas que generó el Decreto Ejecutivo 883 que determinó la eliminación de los subsidios a los combustibles.

Ayer por la mañana se reunieron con voceros del Gobierno; en la tarde, con otros de las centrales sindicales; y en la noche, con los del movimiento indígena.

Todo el Gabinete Ministerial se encuentra trabajando activamente, en Quito y Guayaquil, en beneficio del país y en la ejecución de las decisiones del presidente @Lenin Moreno. #DecididosACrecer #ElGobiernoDeTodos pic.twitter.com/IqXcdfOJ7G

Jaime Vargas, presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), dijo que en la cita que se desarrolló anoche se expresó su preocupación por los derechos humanos, y la represión que ha aplicado la Policía Nacional  contra  indígenas y campesinos que llegaron desde el martes a concentrarse en el parque El Arbolito, en la capital.

El expresidente de la @CONAIE_Ecuador Jorge Herrera informa que se consultará a las bases si se abre un diálogo para llegar a acuerdos con el gobierno. La noche de ayer hubo una reunión en la ONU entre el presidente @jaimevargasnae y autoridades del régimen @eluniversocom

"Lo que pedimos es que se desaloje a la fuerza pública, en los puntos en donde estamos luchando", dijo Vargas, y aclaró que el diálogo se abrirá si se deroga el decreto. "Se puede. La pelota está en la cancha del gobierno".

pic.twitter.com/yxOwsRfS5F

Los líderes indígenas rechazaron las declaraciones del exalcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, a las que calificaron de racistas. 

Vargas indicó que tanto Nebot como otros políticos, entre ellos Guillermo Lasso y Cynthia Viteri, han sido  declarados personas no gratas, y se les ha prohibido ingresar a sus territorios. (I)