En Ecuador tenemos la suerte de poder cultivar frutas y vegetales durante todo el año; sin embargo, durante ciertos meses aumenta la oferta de algunos productos y podemos aprovecharlos al máximo para reducir los desperdicios. Lo puedes aplicar también cuando tengas exceso de algún alimento.

Puede variar, pero por lo general, los primeros meses del año se cosechan más manzanas, reina claudias, capulíes, entre otros. Luego llegan las frutillas, mandarinas y naranjas; y después los deliciosos mangos y ciruelas…

Existen diversas técnicas culinarias de para conservar los alimentos o infinidad de recetas para incluir frutas y vegetales. 

Toma conciencia

Cultivar una sandía, un tomate, una papa y cualquier otro alimento, toma tiempo y mucho trabajo. Se gasta agua, insumos agrícolas, combustible para su transportación, entre otros recursos; así que dejar que se dañen en el refrigerador o alacena es realmente grave. 

Aunque en el supermercado se vean casi todos los productos durante todos los meses, algunos de ellos son importados (aumentando la huella de carbono) o cultivados bajo técnicas que requieren aún mayor gasto energético.

Pasa a la acción

  • Compra local. Los productos importados tienen mayor impacto en la huella de carbono por el gasto de combustible y energía que se requiere para su transportación. Prefiere los alimentos cultivados en el país. 
  • Elige frutas de temporada y amplía sus usos. Con la manzana, naranja, mandarina, por ejemplo, haz tortas, jugos, mermeladas…  Explora nuevas recetas.
  • Congela. Limpia, pela, separa porciones y guarda las frutas en un congelador para luego usarlas en batidos u otras preparaciones. Funciona muy bien con las naranjas y el mango, por ejemplo. 
  • Usa todo. Cuando sea posible, consume las frutas y vegetales con sus cáscaras, de preferencia si son orgánicos. Cuando no, intenta usar las cáscaras para nuevas preparaciones. Por ejemplo, se puede hacer chicha con la cáscara de la piña, cascaritas confitadas de limón, galletitas con el bagazo de la zanahoria al pasar por el extractor de zumos… Con los vegetales viejitos o las cáscaras puedes hacer caldos para usar como fondo de otras comidas. 
  • Conserva. Hay diversos métodos para conservar alimentos de manera natural: mermelada, escabeche, secado, acidificación, ahumado, deshidratación, entre otros. Si tienes exceso de tomates, por ejemplo, puedes preparar salsas o pasta de tomate y guardarlas en frascos de vidrio. Pimientos, zanahorias, berenjenas u otros alimentos se pueden conservar por largos periodos en vinagre o aceite de oliva. 
  • Aplica la creatividad. Con los guineos maduros, por ejemplo, puedes hacer pastel o pan. Con el plátano maduro puedes hacer chucula.
  • Haz compost. Lo que no se pueda consumir, puede ir al compost casero.

Pasa a la acción

Aprecia cada fruta y verdura que llega a tu mesa. Preocúpate por comprar lo justo y por no desperdiciar. Disfruta de explorar nuevas recetas y cuidar el ambiente.

Es más fácil de lo crees. Vamos a convertir nuestro universo en un EcoUniverso. (F)