Seis policías fueron heridos y dos vehículos quemados durante una protesta antiminera registrada ayer en una zona de la parroquia Telimbela, en la provincia de Bolívar.

Los incidentes ocurrieron cuando un grupo opuesto a la actividad minera atacó a policías que custodiaban un contenedor de la firma china Yankuang Donghua Construction, que iba destinado a un proyecto comunitario aledaño a las operaciones de la empresa.

Según versiones de esta compañía, los manifestantes atacaron con piedras y bombas molotov al grupo de 299 efectivos de la fuerza pública. Como resultado del ataque quedaron “seriamente heridos” seis policías, entre ellos el comandante de la Policía Subzona Bolívar N°2, coronel Marco Ponce.

Ellos fueron trasladados por vía aérea hasta casas de salud de Guayaquil.

Publicidad

La empresa china indicó que el parabrisas de un bus también quedó destrozado por el ataque, al que la firma calificó de “brutal”.

Un poblador de Caluma indicó que las protestas por la presencia minera en la zona comenzaron hace algunas semanas, pero que en esta oportunidad se generó con mayor violencia, llegando incluso a la quema de vehículos.

Comentó que pobladores rechazan la minería porque en las zonas de Virgen del Valle y Telimbela nacen las fuentes de agua de las que luego se sirven los ciudadanos y muchos consideran que hay un impacto negativo para los animales y las personas.

Eloy González, morador de Caluma, cree que la presencia minera trae afectaciones al medioambiente porque existe una gran extensión destinada a la minería. Él dijo que ellos se han manifestado de manera pacífica contra la actividad y que son moradores de otras zonas los que “ han bajado para los enfrentamientos”.

En redes sociales circularon fotos del momento en que uno de los vehículos ardía cerca a un tráiler. Versiones preliminares indicaban que había personas aprehendidas por este hecho, no obstante, la empresa china, en un comunicado divulgado en la tarde, expresó que no había personas detenidas.

La empresa pidió que se instaure una investigación profunda sobre estos incidentes y solicitó garantías para sus actividades mineras autorizadas por el Estado. (I)