Una anaconda o boa de agua, de cinco metros de largo, fue hallada el pasado sábado por pescadores del río Morona, ubicado en el cantón Tiwintza, provincia de Morona Santiago.

El animal está catalogado como una especie en peligro de extinción por parte del Ministerio del Ambiente (MAE), debido a que no quedan muchos en el territorio. Aunque se presume que su pesca fue involuntaria, ya se inició una investigación en la Fiscalía provincial.

El hecho se conoció el pasado fin de semana pero no se hizo público hasta asegurarse que la imagen que circulaba en redes sociales era real, según Nelson Rivadeneira, director provincial del Ministerio del Ambiente (MAE).

En la información preliminar se conoció que los pescadores introdujeron un anzuelo con un cebo que llamó la atención de la boa; el objeto se enganchó en la cabeza del animal debido al forcejeo con los nativos, quienes en inicio desconocían el motivo por el cual el jaloneo dentro del agua era tan fuerte.

Tras las primeras indagaciones se determinó que los pescadores no lo hicieron a propósito, pero se inició una investigación técnica y legal al saber que se trata de un animal en peligro, porque su piel y manteca son muy requeridas por habitantes de la zona para vestirse, realizar artesanías y hasta curar enfermedades como el asma.

En inicio no hubo denuncias en contra de ninguna persona en particular, pero técnicos del MAE tomaron todos los nombres de quienes aparecen en las fotografías para llamarlos a declarar en caso de ser necesario, incluso en una de las gráficas asoma un exguardaparques.

Por ahora los técnicos del MAE continúan en el levantamiento del animal y analizan lo que van a hacer con los restos, porque consideran que al exhibirlos en algún lugar público podría incentivar su caza. (I)