La empresa Telconet asegura que nunca tuvo vínculo con las actividades digitales del ciudadano sueco Ola Bini, quien es investigado por la Fiscalía por el presunto delito de ataque a la integridad de sistemas informáticos.

"Nuestra relación comercial estuvo estrictamente limitada a la provisión de espacio de nuestro data center y a la conexión vía nuestro servicio de internet", indica en un comunicado atribuido a Tomislav Topic.

La empresa indica que cumplió con una resolución de la Fiscalía General de entregar el servidor utilizado por Bini, y niega que se haya realizado un allanamiento en el data center o en las oficinas de Telconet, que incluso "ni siquiera estuvo presente la Policía Nacional", aunque la Fiscalía informó de la diligencia como un allanamiento e incautación de equipos y mostró una imagen donde se observa a uniformados con la insignia de la Policía.

[BOLETÍN] #Fiscalía dirige allanamiento por presunto delito de ataque a sistemas informáticos▶️ https://t.co/xIP8rhvHpI pic.twitter.com/0KCowOh9Tu

La entrega de dicho servidor se dio "previo acuerdo entre ambas entidades y de manera coordinada" y para la empresa constituye una "prueba concreta de nuestra permanente disposición para colaborar con las investigaciones de la Fiscalía".

Según la Fiscalía, Bini mantenía un contrato de prestación de servicios firmado el 2 de abril de 2015, por el que pagaba rubros de casi $ 5.000 mensuales hasta la actualidad. Telconet proveía de espacio físico y el ambiente adecuado para el funcionamiento de un servidor, además del servicio de un enlace que permite que los datos del servidor salgan desde el data center de esa empresa hasta el internet. Esa información la  conoció, de acuerdo a la propia Fiscalía, después de la versión libre, voluntaria y sin juramento del apoderado especial del Telconet S.A.

Y que el contrato firmado entre Bini y Telconet está redactado en español y que antes de su salida a Japón dejó un poder especial amplio, con fecha 10 de abril de 2019 (un día antes de su detención), documento con el cual se pretendía retirar el servidor que se encontraba alojado en Telconet, desde abril de 2015.

Bini, de 36 años fue detenido en Quito cuando se aprestaba a viajar a Japón. Las autoridades lo acusaron de piratería electrónica, presuntas actividades de desestabilización del gobierno y de apoyar a WikiLeaks, sitio web especializado en filtrar información de diversos gobiernos.

La audiencia de caución planteada por su defensa para suspender la orden de prisión preventiva estaba fijada para este miércoles 22 de mayo, pero se difirió para el próximo 29 de mayo.

El artículo 543 del Código Orgánico Integral Penal refiere que la caución podrá consistir en la entrega de dinero, póliza, fianza, prenda, hipoteca o carta de garantía otorgada por una institución financiera a favor del procesado que solicita. (I)