Entrevista realizada por EL UNIVERSO al presidente electo Jaime Roldós Aguilera el 29 de abril de 1979.

¿Qué impresión le merece el hecho de haber doblado el porcentaje de votación que obtuvo usted en la primera vuelta?
Esta es la expresión cabal de la democracia; hay otro hecho que lo estimo sintomático, el haber ganado, según información que poseo hasta esta hora, en todas las provincias del Ecuador; haber triunfado en todas las regiones del país, lo cual le da un contenido de unidad nacional a la victoria, unidad que he preconizado a lo largo de la campaña.

Del mismo modo la concurrencia de la juventud y de los trabajadores, factores todos ellos que se identificaron con nuestros enunciados ausentes por completo de cualquier forma de totalitarismo.

¿Qué es lo más importante hasta el 10 de agosto (día de la posesión)?
Hay algunas de importancia, algunas circunstancias que tienen carácter prioritario; unos hacer respetar los términos de la voluntad popular y esto lo digo por la serie de trances que hubo de pasar en la vuelta anterior. La democracia debe afianzarse a la voluntad del respeto a la voluntad del pueblo, creo de nuestra parte y ya lo hemos venido haciendo, el trabajo planificado y lo que habrá que hacer en el primer día de gobierno, teorizar ahora para ejecutar luego.

Su eslogan ha sido en esta campaña 'La Fuerza del cambio', ¿cree que un gobierno puede lograr cambios con un poder judicial como el actual?
Necesariamente debe producirse una reforma en la función judicial, reforma que cae dentro de la ideal reforma administrativa que yo he planteado. La administración de justicia debe ser efectivamente tal; habrá que procurar, tanto en la Ley como en las personas que integran dicha función: desde sus más altas dignidades, respondan a los requerimientos de la prestación la justicia honorable.

Página de EL UNIVERSO donde se publicó la entrevista a Jaime Roldós (Archivo)

En trance de ver peligrar su victoria, ¿de qué manera defendería usted el triunfo obtenido en las urnas?
Parto de realidades porque creo que es la mejor manera de actuar en política, así como hay esa hipótesis hay la apreciación en contrario como principio genérico. Yo he llamado al pueblo a defender su victoria. De mi parte estoy decidido a hacerlo; no porque lo aconseje un triunfo personal, sino precisamente por tratarse de una victoria popular que no debe ser medida cuantitativamente, sino también desde el punto de vista del contenido que esa votación encierra el cambio que anhela el país.

¿Cómo aprecia usted la conformación del Congreso que se instalará en agosto próximo?
La información que se posee es una información parcial para saber con exactitud el número de legisladores de cada partido político que lo integran. Es una pregunta muy interesante, pero que creo que podrá ser contestada en el lapso de las próximas 24 o 48 horas una vez que se sepa cual es la verdadera integración.

¿Su gabinete será de concentración nacional o agrupará a los partidos que apoyaron a su candidatura?
En ningún momento será sectario; lo importante para el próximo gobierno es cumplir con los ofrecimientos hechos al país y ello demanda el aporte de los mejores hombres por lo cual procuramos no repartir funciones sino cumplir con las expectativas generadas en necesidades efectivas. (I)