El relator especial sobre el derecho a la privacidad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Joe Cannataci, anunció que se reunirá con el asilado en la Embajada de Ecuador en Londres y fundador de WikiLeaks, Julian Assange, el próximo 25 de abril.

La reunión, autorizada por el Gobierno ecuatoriano, ayudará a determinar si “a primera vista” existe un caso de violación de privacidad que justifique una investigación más amplia del tema, según un comunicado de la ONU.

Ecuador denunció ante la ONU la difusión por WikiLeaks de fotos, videos y conversaciones privadas del presidente Lenín Moreno, a través del hackeo de su teléfono y los de sus familiares. El mandatario señaló que “sabía” quién estaba detrás de las filtraciones.

Más tarde, en otro comunicado, la ONU informó que el relator especial sobre la tortura, Nils Melzer, pidió a Ecuador que no expulse a Julian Assange de la Embajada en Londres ni suspenda su asilo político.

Publicidad

“Si Assange es expulsado es probable que sea arrestado por las autoridades británicas y extraditado a los Estados Unidos”, dijo Melzer, quien está preparando una solicitud formal a los gobiernos de Ecuador y el Reino Unido para visitar a Assange y reunirse con las autoridades de ambos estados y poder evaluar la situación.

“Tal respuesta podría exponerlo a un riesgo real de violaciones graves de sus derechos humanos, incluida su libertad de expresión, su derecho a un juicio justo y la prohibición de tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes”, agregó.

Respecto a la posible expulsión de Assange de la embajada denunciada por WikiLeaks, el canciller de Ecuador, José Valencia, respondió en tres mensajes: “Rumores de la ‘inminente’ salida de Assange vienen desde meses atrás. El Gobierno no hará comentarios sobre los actuales rumores infundados que, además, son insultantes”.

Valencia agregó que el asilo diplomático es una facultad soberana de un Estado, que tiene el derecho de otorgarlo o retirarlo unilateralmente cuando lo considere justificado.

Assange lleva asilado en la embajada hace más de seis años. Moreno ha expresado incomodidad por esta situación y ha tildado de “hacker” al asilado, quien desde octubre del año pasado debe cumplir con un protocolo que regula sus visitas, comunicaciones y condiciones de salubridad dentro de la embajada en Londres.

La defensa de Assange presentó una acción de protección en los tribunales de Ecuador bajo el argumento de que este protocolo violaba los derechos humanos del asilado, pero le fue negada en dos instancias, hasta la apelación. Agotadas las instancias nacionales, la defensa acudió al Sistema Interamericano de Derechos Humanos (SIDH) y allí la Comisión rechazó el pedido por no cumplir con los requisitos establecidos en sus normativas. Aunque anunció que la acción podría volver a ser presentada.

Ni la Cancillería ni el Ejecutivo se han pronunciado públicamente sobre las acciones de las relatorías de la ONU, en especial, de la relatoría especial sobre la tortura. (I)

Pedido

Carlos Poveda, abogado defensor de Julian Assange en Ecuador, informó que ayer solicitaron a la Cancillería, a través de un oficio, la certificación de si hay o no algún procedimiento de revisión o un procedimiento de análisis de terminación del asilo. “La Cancillería ha dicho que se trata solo de un rumor, queremos asegurarnos de eso”, agregó Poveda. (I)