Con su pequeña máquina de bombeo llegó la mañana del miércoles 20 al centro del cantón Montalvo, en Los Ríos. Nelson Toapanta, agricultor del recinto El Bañón, quería empeñar su herramienta de trabajo, que cuesta cerca de $ 400, a un conocido por $ 100.

De manos ásperas y piel tostada por el trajín del campo, Toapanta estaba desesperado por conseguir dinero. El arroz que había sembrado en este invierno se fue ‘a pique’ semanas atrás por el desbordamiento del río que pasa cerca a su finca.

Perdieron las 11 cuadras de arroz que sembraron con su hermano y el cacao está en riesgo por el exceso de agua. Su rostro reflejaba desazón, más aún cuando recuerda que el año pasado perdió cultivos y aún no puede recuperar el seguro.

“Me dijeron que después de carnaval me pagaban y nada...”, señaló Toapanta.

Publicidad

A unos 20 minutos de la zona, en el sector La Paulina, desde el balcón de su casa Hernán Valverde muestra las 10 cuadras de arroz de su cuñada que quedaron bajo el agua por un desbordamiento del río. Una situación que afecta también a otros vecinos.

Montalvo es el cantón de Los Ríos en el que más cultivos se han perdido durante esta época invernal: 170 hectáreas de las 362 que hasta el miércoles se reportaban en esa provincia, que tiene otras 4.082 hectáreas afectadas. En estos últimos cinco días, el cantón Vinces también soporta inundaciones y ahí hay cientos de hectáreas de banano bajo el agua.

A nivel nacional, la Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) registra 3.065,90 hectáreas perdidas de cultivos y 9.774,75 con alguna afectación por la época lluviosa en ocho provincias.

Si en Los Ríos se siente el pesar por las pérdidas, en el área rural de Manabí es mayor. En esa provincia se han afectado 5.327,74 hectáreas y perdido 2.077,75 hectáreas de cultivo, de las cuales 1.786 corresponden al cantón Rocafuerte, especialmente en zonas que bordean el río Portoviejo, que se desbordó junto al río Chico.

Dentro de los cultivos dañados están arroz, maíz, coco, cacao y plátano. José Luis Cedeño, productor de Rocafuerte, perdió cinco hectáreas de arroz, en las que había invertido unos 3.000 dólares. No estaban aseguradas. Sus cultivos estaban en una zona baja y quedaron bajo el agua tras desbordarse el río Portoviejo semanas atrás. Ahora espera que alguna entidad estatal los ayude.

Una funcionaria de la Unidad de Gestión de Riesgo de ese Municipio, señaló que ahora el Ministerio de Agricultura está levantando información para determinar qué cultivos están o no asegurados, mientras que el Cabildo está tratando de mejorar los caminos afectados para que pueda salir producto.

Publicidad

Hasta el miércoles pasado, en Guayas, 43 hectáreas estaban perdidas en Jujan, Samborondón y Durán, según el informe de la SGR. No obstante, tras una inspección que realizó ese día el alcalde de Jujan, Nicolás Ugalde, habló de que había 1.400 hectáreas perdidas por las inundaciones de esta semana, derivado del desbordamiento de ríos de esa jurisdicción.

A su criterio, el problema se originó del lado de Los Ríos, donde hubo taponamientos de alcantarillas.

Los agricultores de Salitre también estaban preocupados porque tenían áreas inundadas que podrían afectar cultivos.

Mónica Becerra, prefecta del Guayas, quien realizó un recorrido por distintas zonas afectadas, consideró que las inundaciones en esta provincia no están ligadas a una falta de prevención de la etapa invernal, sino que los niveles de los ríos han aumentado más de la media previstas.

“Es un invierno fuerte, donde los caudales de precipitación son altos, no creemos que sean por falta de atención, porque hemos hechos desazolve de ríos, reforzamiento de muros”, dijo la prefecta. 

Frontera

En la serranía ecuatoriana, la provincia con más pérdidas de cultivos es Carchi. Hasta el miércoles se contabilizaban 463,15 hectáreas perdidas, especialmente en Espejo y Tulcán. Otras 35,95 hectáreas estaban afectadas por la época invernal.

Amazonía

Las lluvias también dejan problemas en los productores del Oriente. En la provincia de Zamora Chinchipe hay 100 hectáreas perdidas.

‘El fenómeno de El Niño sería débil’, según experto

El Niño es un fenómeno que se produce por la conexión de factores atmosféricos y oceanográficos.

Organismos como el Centro Internacional para la Investigación del Fenómeno de El Niño (Ciifen) consideran que de acuerdo con condiciones actuales y modelos globales y regionales, durante las próximas semanas se consolidarían características de un evento de El Niño de intensidad débil a moderada.

El profesor politécnico y experto en oceanografía Franklin Ormaza explica que recién hace unos 15 días las condiciones meteorológicas se conectan a las ocenográficas y están las condiciones dadas para este fenómeno.

Ormaza recuerda que este fenómeno ocurre en una zona que se llama 3-4, en el Pacífico central-ecuatorial, que están a 8.000 km de la costa.

De presentarse ese fenómeno, Ormaza considera que será de características débiles y por ello afectaría poco a Ecuador.

Para el especialista, los estragos que se están viendo ahora corresponden más bien a la etapa invernal. “Llueve por el vapor que viene de la Amazonía y el vapor que traen los vientos del sur y norte, que chocan frente a nosotros”, dijo. (I)