La empresa Ecopacific, creada en 2008 para fabricar jugo de frutas y verduras, se derivó de la fusión de dos negocios agrícolas: de la marca Coco Freeze, establecida en 2004 para llevar el agua de coco de las playas manabitas a Quito y Guayaquil, y de la venta de cítricos.

Ha sido una ruta en la que la marca D’hoy ha innovado con mezclas y productos con un target específico, dice su gerente, Kevin Barcia. Está el yogur vegano, elaborado con la pulpa del coco, la línea shot que dio valor agregado a materias primas que únicamente se comercializaban frescas como el jengibre, la remolacha, hierbas como valeriana. Los dos negocios previos no llegaban juntos al millón de dólares en ventas por año. En los primeros seis meses del 2018, Ecopacific proyecta ventas por $ 16 millones.

Lea también: Guayusa se abre mercado con té, jugos y caramelos

Y tras diez años hay productos de la firma, desde mayo pasado, en 120 puntos de venta de EE.UU. “Es un desafío que requiere de inversiones en publicidad”.

D’hoy está en el mercado estadounidense con la estrategia de diferenciarse de la competencia con precios más bajos y ofreciendo nuevos sabores. “Sabemos que será un trabajo de dos o tres años sin rentabilidad. Todo se concretó tras dos años de reuniones de búsqueda de brókeres (intermediarios), de viajes, ferias”.

El desafío más está en construir mercados. “No se trata de agarrar, crear calidad y ponerla en percha, es un tema más complejo, tienes que tener estrategias de comunicación de marca y destinar presupuesto. Los emprendimientos pequeños ven eso como un gasto innecesario”. Entre el 2008 y el 2010, un jugo de naranja costaba el triple que un néctar que era el más comprado.

Lea también: Jugos con productos naturales para todos los males, en mercado de Ambato

Según Barcia, el cambio de la matriz productiva debe centrarse en el desarrollo de clúster (conglomerado de empresas) como el del camarón. “Hacer más de esas cadenas de valor en vez de tener a mil proveedores de jugos de naranja”.

Los encadenamientos requieren del trabajo cooperativo del sector público y privado. “Y digo ambos porque el privado a veces se vuelve cruel y quiere que todo esté de su lado. Tiene que ser una convivencia armónica”. (I)